Home » Editorial » Celebremos La Semana Mayor

Celebremos La Semana Mayor

Dr. Carlos y Vidalina Echevarría
Pastores, consejeros y psicólogos

Puerto Rico observa aún con recogimiento espiritual esta fecha y visitan las iglesias con sus familias.

(Foto/suministrada)

(Foto/suministrada)

Son muchos los que se hacen la siguiente pregunta: ¿Por qué Jesús hizo lo que hizo, de dejar su trono de gloria para nacer de una virgen en un pesebre y morir en la cruz? La respuesta es porque le pertenecemos; somos suyos.

El Salmo 1:1 dice: de Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en él habitan. Dios nos hizo, hizo nuestro mundo y a todos los seres vivientes. Somos suyos y vino a rescatar lo suyo del pecado y de la muerte.

Isaías 53:4-5 dice: Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino, mas Jehová cargó en él, el pecado de todos nosotros.

El día que Adán y Eva pecaron fue muy triste para la raza humana. El pecado entró al mundo por un hombre y por el pecado la muerte y esta pasó a todos los hombres (Romanos 5:12). El plan de Dios para recatarnos de la muerte eterna fue enviar a su único Hijo, y para introducirse en la raza humano tuvo que nacer como un bebé humano (Mateo 1:21,22,23).

Es Dios en forma humana (Juan 1:1-14,29). Jesús dio su vida para salvarnos. Murió en la cruz porque era el pan de Dios para salvarnos. Ningún otro sacrificio podía quitar el pecado. En esa cruz Cristo ofreció su cuerpo por nosotros una vez y para siempre (Hebreos 10:10) así, todos los que creen en él tienen vida eterna. Hemos sido redimidos (comprados de nuevo) y si aceptamos este regalo de Dios somos libres de la potestad de las tinieblas y trasladados al reino de Dios por su sangre. No moriremos eternamente, resucitaremos como Cristo lo hizo (Mateo 28: 5-6).

Apocalipsis 1:18 dice: (Yo soy) el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, Amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades (infierno). Y nos dice a nosotros “Porque Yo vivo, vosotros también viviréis. Gracias Dios porque resucitaré, así como tu resucitaste. Celebramos tu muerte y resurrección en esta Semana Mayor. ¡Felices Pascuas de Resurrección!

Scroll To Top