Home » Editorial » Celebremos la verdadera Navidad

Celebremos la verdadera Navidad

Por: Pastores Carlos y Vidalina Echevarría

Estamos emocionados, contentos; llegó la época navideña. Puerto Rico se prepara para conmemorar el nacimiento del niño Dios. Adornamos nuestras casas con luces, pesebres, pastores y los Tres Reyes Magos, entre otras cosas.

Pastores, Carlos y Vidalina Echeverria. (Foto/Suministrada)

Pastores, Carlos y Vidalina Echeverria. (Foto/Suministrada)

Los puertorriqueños tenemos fama de tener la Navidad más alegre y larga, por eso muchas personas vienen a visitar nuestra isla para esta época, buscando disfrutar esa atmósfera de música y alegría en las fiestas de pueblo y compartir.

Entonces, ¿qué es Navidad? Es la natividad, el nacimiento del Salvador prometido al mundo.”

Pero, ¿qué es verdaderamente la Navidad? Navidad es la época cuando celebramos el nacimiento de Jesús el Salvador del mundo prometido por Dios para restaurar la relación del hombre con su creador. Dios creó al hombre para vivir eternamente y relacionarse con él. Por la desobediencia del hombre Adán entró la muerte.

Dios prometió que de la simiente de la mujer nacería uno que vencería la muerte y salvaría al mundo de sus pecados, ese sería el golpe duro en la cabeza del diablo (Génesis 3:15). Ese es Jesús que nace en Belén de Judea, el ángel se revela a los pastores que estaban en el campo y a los hombres sabios conocedores de los astros a través de una estrella (Lucas 1:18-23, 2:1-16).

Su origen, Roma, el día 25 de diciembre cuando Constantino proclama el nacimiento de Jesús cancelando todas las fiestas religiosas y paganas del imperio romano que celebraban ese día a sus dioses.

Entonces, ¿qué es Navidad? Es la natividad, el nacimiento del Salvador prometido al mundo. Dios que se hizo humano, nació de una mujer virgen, vivió entre nosotros, nos entiende, sabe lo que es estar triste, deprimido, sentirse rechazado, o angustiado hasta la muerte, sabe lo que es llorar ante la muerte de un ser querido. Nació para cumplir lo que el primer Adán no cumplió. Nació por amor para que todos lo que crean en él no se pierdan y vivan eternamente (Juan 3:16).

Deja que Cristo nazca en esta Navidad en el pesebre de tu corazón.

Scroll To Top