Home » Dólares y Centavos » Cinco razones por las cuales deberías ahorrar desde ya

Cinco razones por las cuales deberías ahorrar desde ya

Por: Edith Gómez
Editora – gananci.com

¿Consideras que es importante ahorrar? ¿Tienes algún plan al que destines cierto porcentaje del dinero que recibes? ¿Estás actualmente invirtiendo para obtener una ganancia mayor a futuro? ¿Tienes un fondo disponible del cual puedas echar mano en caso de algún imprevisto? Si la respuesta a todas las preguntas anteriores fue negativa, estás leyendo el artículo correcto.

Puede que pienses que ahorrar está reservado para las personas con una liquidez económica envidiable o para aquellos a los que les sobra el dinero, pero no. Ahorrar es para todos y una de las razones por la cual la mayoría de las personas no lo hace, o fracasa en sus intentos es por la falta de una motivación bien fundada.

Los motivos para ahorrar pueden ser muy  variados y dependen del individuo pero siempre, absolutamente siempre habrá razones para que lo hagas, así que si aún no te sientes suficientemente motivado o no has tenido éxito en tus intentos anteriores,  a continuación encontrarás 5 razones que te darán ese empujoncito que necesitas.

Para tu casa propia: Actualmente a los jóvenes en general se les hace complicado el asunto de los bienes raíces por los actos costos y también las políticas bancarias que se han visto afectadas por la recesión económica mundial. Aun así no hay que resignarse. Ahorrar con el objetivo de obtener una vivienda propia, hacerle remodelaciones a la casa con la que ya cuentas o comprar una mejor, siempre será una meta aplaudible y alcanzable.

Por más difícil que parezca si se puede realizar, y en este punto puedes estar pensando ¿Para qué ahorrar si puedo solicitar un crédito/préstamo? Esa es una buena opción, pero hay que tomar en cuenta que tendrás más alternativas si tienes una buena cantidad de dinero al principio que puedas utilizar como inicial, ya que tu tasa de interés será más baja.

Por otro lado, para nadie es secreto que los bancos otorgan más y mejores créditos a las personas que son financieramente estables y responsables.

Para emergencias: En este punto muchos expertos en el tema monetario difieren porque las personas tenemos distintas percepciones de este término. Sin embargo, debemos ser prudentes a la hora de utilizar este fondo y hacerlo cuando se trate de verdaderas emergencias. Estas pueden ser enfermedad grave en algún miembro de la familia, desastre natural, pérdida del empleo o incluso alguna situación legal.

Este fondo es algo que debe ser construido con disciplina y una vez se llegue a la meta propuesta, prácticamente olvidarse de que ese dinero existe hasta que haya algún imprevisto serio.

Por otro lado, el monto estipulado para este fondo de emergencias lo colocará cada persona/familia según su criterio, pero debe ser suficiente para cubrir situaciones como las anteriormente descritas. Lo ideal es que esté en una cuenta bancaria de ahorro aparte de las que usamos cotidianamente.

Para los estudios: La educación no es barata. No es secreto para nadie. Aun así, su valor es mucho mayor que el del dinero así que si tienes niños en edad preescolar ya puedes empezar a invertir en su futuro. Ahorrar pequeñas cantidades desde su nacimiento hará que al momento de entrar a la universidad se disponga de una base considerable que definitivamente te quitará muchos dolores de cabeza al llegar el momento.

Para darte gustos: Puede que esta sea tu parte es tu favorita. Piensa en el nuevo teléfono que quieres comprar pero que quizá ves inalcanzable. No, no es una emergencia que lo compres así que no puedes usar ese fondo. Puedes colocarte una meta que te ayudará a tener los pies en la tierra y la voluntad a su máximo nivel mientras ahorras para ella.

Pueden ser vacaciones a final de año, las entradas VIP para el concierto de tu artista favorito, un viaje, lo que sea. Si cuentas con la suficiente planificación y el carácter necesario, lograrás organizar y minimizar tus gastos para alcanzar objetivos mayores.

Para tu vejez: Si, seguramente estás leyendo esto y el envejecimiento lo veas como algo que aún tardará en llegar. Lo bueno es que el retiro no tiene edad. Es decir, no tienes que trabajar hasta que seas un cansado ancianito para retirarte si tienes un buen plan de ahorro para tu retiro.

Aquí no se trata necesariamente de ahorro neto sino también otras opciones como las inversiones con o sin riesgo, lo que se busca es que puedas -desde cualquiera que sea la edad en la que te encuentres- hacerte responsable por tu situación económica durante tu vejez y no dejar toda la carga sobre el gobierno, tu familia o el azar.

¿Y ahora ya tienes tu motivación definida? Si es así, pon manos a la obra. El ahorro es un pequeño esfuerzo que tu “yo del futuro” te agradecerá inmensamente.

Scroll To Top