Home » Dólares y Centavos » Cómo elaborar una lista de compras basada en el ahorro

Cómo elaborar una lista de compras basada en el ahorro

(Foto/Suministrada)

Edith Gómez
gananci.com

Próximamente es probable que debamos salir para hacer la compra de la semana, y aunque saquemos muchos cálculos, si nuestra familia está compuesta por cuatro o cinco miembros, entre la alimentación, y demás productos para el hogar, seguro las cuentas se irán para arriba de manera significativa.

Así lo intentemos y nos esforcemos mucho, no podremos salir de supermercado con una compra inferior a los 300 euros mínimos, aproximadamente. Por ello, antes de ver una y otra vez el ticket tratando de encontrar el producto que disparó nuestro presupuesto es momento de tomar decisiones importantes sobre este tema.

Es momento de repasarlas diferentes técnicas y métodos de los cuales disponemos para minimizar nuestros gastos, una de ella sería elaborar una lista de compras que nos eviten malos ratos.  A continuación, te mostraremos cómo elaborar una lista de compras basada en el ahorro, en la cual algunos fáciles hábitos pueden sernos de mucha utilidad, evitando así compras innecesarias, y lo más importante, estaremos aprendiendo a ahorrar dinero.

  1. Estar claros sobre lo que podemos gastar al mes

Debemos manejar un presupuesto que, una vez hecho, nos permita observar cuánto podemos gastar al mes, que nos refleje el límite de lo que disponemos para gastar en alimentos u otros productos que necesitaremos para nuestros hogares. La elaboración de este presupuesto, es imprescindible.

Así, con las prioridades claras, podremos visitar la tienda o el supermercado, considerando lo que realmente necesitamos, y lo que verdaderamente disponemos para gastar. Otra opción es que si nos fijamos en los productos que ofrecen ofertas, podremos permanecer dentro de los límites, sin tener que renunciar a muchas cosas.

  1. Establecer un orden de importancia en los productos

Esta técnica resulta ideal y consiste en colocar en primer lugar aquellos productos que son más importantes, y destinar un lugar final, dentro de nuestra lista, para aquellos productos que no son totalmente necesarios, sino que más bien son caprichos, o no tienen urgencia.

Con el límite de gastos claro, podremos buscar primero los producto más prioritarios, y al final, con el excedente del dinero dispuesto para las compras podremos optar por lo menos importantes, atendiendo el orden de la lista por supuesto. De esta forma, si aún permanecemos entre los límites del presupuesto, podremos incluirlos en la compra, pero si ya estamos por superar ese límite, es mejor dejarlos para otra ocasión.

  1. Hacer un inventario

Una gran idea es tener en nuestro ordenador un archivo excel en el cual podemos agregar los productos de uso más común en nuestro hogar, y en el siguiente recuadro asignemos la cantidad que tenemos, o si ya se nos ha terminado. Si lo tenemos, es importante apuntar su fecha de vencimiento. Al momento de ahorrar esto es vital ya que evitaremos gastar en productos innecesarios, porque ya los tenemos y solamente los estaremos acumulando en el almacén de limpieza.

Elaborar este tipo de inventario de igual modo será de una gran ayuda, cuando un producto ya se haya terminado o esté pronto a su fecha de caducidad. Así podremos subirlos varias casillas, por orden de prioridad, en nuestra lista de compra. Esta lista es ideal para llevar un control sobre los productos de aseo del hogar, alimentos que pueden conservarse en la nevera por más de una semana, o fuera de ella, entre otros.

  1. Determinar qué productos son urgentes

Algunas veces, hay productos que aunque parezcan no tener relevancia, la verdad es que es importante contabilizarlos, especialmente si están próximos a terminarse.

Por ejemplo, quizás prioricemos los refrescos en nuestras listas para ir al supermercado, así como otros productos que consumimos semanalmente, pero si sólo quedan dos rollos de papel higiénico, o poco abrillantador de lavavajillas, estos productos pueden ir remarcados en rojo para notar la urgencia que requiere el comprarlos.

  1. Recurre a las partidas presupuestarias para cada tipo de producto

Otra idea grandiosa para ahorrar es organizar la lista en base a partidas presupuestarias. Por ejemplo, podremos indicar qué cantidad de dinero estamos en disposición de gastar para los frescos, los lácteos, los vegetales, entre otros, así podremos llevar cierto control y saber cuándo no nos estaremos excediendo, sino que seguimos dentro de los límites.

  1. Hacer un bosquejo los menús de la semana

Otra forma de desarrollar los presupuestos, de los cuales hemos hablado en el apartado anterior, es elaborar un bosquejo del menú que pretendemos manejar durante la semana, así podremos tener una idea aproximada de cuánto dinero podremos destinar para ello. También podemos diseñar los menús, en base al dinero que deseamos gastar por cada lote de alimentos.

  1. Cuando estés en la tienda, observa los productos en oferta

Algunas veces, ciertos tipos de ofertas nos llaman la atención, y otras no, pero lo importante es observarlas para tener una referencia de los productos que suelen colocar en oferta con mayor frecuencia, ya que esto nos permitirá hacer añadiduras a nuestra lista presupuestaria, y si optamos por varias ofertas, estaremos dejando espacios para incluir otros productos de mayor precio y que nos permitirá preparar platos más suculentos.

En el formato excel que ya has elaborado, podrías agregar los productos, así como las fechas en las cuales aparecen para que puedas notar la frecuencia de estas ofertas, puedes agregar también las marcas de dichos productos, así como notas adicionales respecto a la calidad.

Scroll To Top