Contra la pared los galleros

19 Dec

La prohibición de las peleas de gallos está implementada en todos los estados de la nación norteamericana.

(Foto/Suministrada)

Vicente Toledo Rohena
redaccion@presenciapr.com

CAROLINA – Después que el senado y la cámara del Congreso Federal aprobaron la reautorización de la ley agrícola en donde se incluyó prohibir la industria de peleas de gallos en Puerto Rico, el gallinero se revolcó. El gobernador Ricardo Rosselló tomó un avión a la capital federal, aunque muchas personas, manifestaron que el movimiento es uno tardío.

La prohibición de las peleas de gallos está implementada en todos los estados de la nación norteamericana.

“Voy a decir primeramente como una opinión personal que esta ley, en realidad afecta los territorios porque ya en los Estados Unidos está implementada. Sí esto es así, pues tienen que ser los territorios los que deben decidir si la quieren o no la quieren. No puede ser un ente fuera del territorio, que no puede ser impuesta”, manifestó Orlando Vargas, presidente Club Gallístico de Puerto Rico radicado en Isla Verde.

Según Vargas, el impacto económico va a ser “brutal, porque son más de los de $18 millones del fisco que dicen. Yo les garantizo que son más millones que eso”.

Vargas detalló que se verían afectadas las casas agrícolas, veterinarios, productos, ferreterías, y un sinnúmero de renglones lo que sin duda destrozaría la actividad económica

“Se verá afectado también el turismo que viene a ver peleas de gallo. De hecho, el próximo 5 de febrero de 2019 nosotros tenemos un torneo que se extiende por dos semanas. A esta actividad viene gente de Perú, Ecuador, República Dominicana, Estados Unidos… no menos de 200 a 300 personas que se hospedan en los hoteles de Puerto Rico y naturalmente, genera un buena actividad económica”.

En cuanto a cómo se afecta el Club Gallístico de Puerto Rico, su presidente manifestó que cerca de 25 empleados serían afectados. Personal del área de administración, empleados que atienden la jugada de gallos y los muchachos del estacionamiento.

“Todas las galleras de Puerto Rico tienen alrededor de 10 a 16 empleados; y existen alrededor de 78 y 80 galleras en la isla. Para que entiendan como se mueve la gente en las galleras, el año pasado visitaron las galleras unas 350 mil personas. Eliminar las peleas de gallos afecta también, porque es un entretenimiento familiar, sin hablar de lo cultural… hay que recordar que esta tradición nos acompaña desde los 1700”.

Desde hace algún tiempo, congresistas habían manifestado la posibilidad de la eliminación de las peleas de gallos, pero todo había quedado ahí. Al preguntarle si habían tomado prevención en contra de los rumores, el presidente del Club Gallístico de Puerto Rico (Isla Verde) dijo: “Nosotros sabíamos que en algún momento esto podía tocarnos. Pero también pensamos que se respetarían las leyes y regulaciones que tenemos”.

Vargas señaló que a estas alturas hay que esperar. Que no es tiempo de protestas ni de marchas, porque ya es tarde para eso.

“Ahora lo que nos resta es unirnos, porque siempre hemos estado fragmentados; gobierno por un lado, galleros por otro… tiempo de esperar. Entendemos que existe un pequeño impase en la ley. Nos tienen contra la pared, pero entendemos que vamos a dar la batalla. Tenemos un año completo para delinear estrategias y veríamos cuál sería la mejor a seguir”, terminó diciendo.