Home » A tu salud » ¡Cuidado con el sol en verano!

¡Cuidado con el sol en verano!

Héctor J. Álvarez Colón
hector.presencia@gmail.com

En el mes de julio la temperatura máxima en Puerto Rico sobrepasa los 90 grados, causando el clima perfecto para disfrutar del verano en las playas, piscinas, ríos o cualquier otra actividad donde utilicemos el sol. Sin embargo, se debe controlar el estar tanto tiempo expuestos a los rayos solares, puesto que esto puede ocasionar cáncer en la piel.

(Foto/Archivo)

(Foto/Archivo)

El doctor Francisco Alcalá, médico generalista y director médico del plan de salud del gobierno PMC en el Sureste, subrayó que los números de pacientes con esta condición van en aumento, esto por la exposición continua a los rayos ultravioletas y al mal uso que se le están dando a los protectores solares.

Los rayos ultravioletas son de mayor intensidad de 10:00 a.m. a 3:00 p.m.”

“Los síntomas básicamente son de acuerdo al tipo de cáncer que pueda surgir. Hay dos tipos de cáncer en la piel: cáncer tipo melanoma y cáncer tipo no melanoma. Los cánceres melanoma, aunque pueden ser causados por exposición al sol, son menos frecuentes. Los más frecuentes son los no melanoma, los cuales vemos a diario, mayormente en niños y en pacientes envejecientes y en aquellos pacientes con problemas de deficiencias en defensa. Lo vemos con lesiones en la piel, pueden ser lesiones rojizas, se endurecen, se vuelven descamativas y se forman úlceras. Unas lesiones así nos pueden hacer pensar que puede haber una lesión maligna en el área”, explicó Alcalá.

Según el doctor, se ha determinado que los rayos ultravioletas son de mayor intensidad de 10:00 a.m. a 3:00 p.m., pero existen otras causas (que pueden ocasionar cáncer en la piel) como la aplicación de químicos, e incluso la radioterapia que utilizan los pacientes para otro tipo de cáncer puede causar quemaduras y a su vez cáncer en la piel.

“Lo primero es que cualquier niño menor de seis meses nunca puede ser expuesto al sol. Aquella mamá que tiene un bebé recién nacido y decidieron ir un domingo a la playa, obviamente debe evitar de que ese niño coja sol. Debe estar en la sombra, bien cubierto, porque la piel de un recién nacido es una piel sensitiva y cualquier lesión le puede causar una quemadura de mayor magnitud que a otra persona de mayor edad. Una vez partimos de esto, la utilización de las gafas de sol de acuerdo a las edades, porque no solamente la piel puede recibir lesiones, sino que el área de la retina del ojo, ya que los rayos ultravioletas penetran directamente”, indicó Alcalá.

Otra de las estrategias de prevención es siempre buscar la sombra y si se va a utilizar bloqueador solar, que este no sea menor de 15%; este se debe estar aplicando cada dos horas. Asimismo, puede utilizar camisas de manga larga de microfibra para evitar que haya contacto en la mayor parte del cuerpo y estar protegidos al sol.

“Se evalúa un paciente que tiene una condición en la piel, sea una úlcera o una lesión dura que se le ha dado tratamiento y no mejora. Obviamente ese paciente debe ser referido a un especialista o subespecialista, en este caso a un dermatólogo, quien procederá a realizar una biopsia del área y será esta la que determine el diagnóstico de cáncer de piel. El procedimiento mayormente es la extracción de toda la lesión de la piel, que puede ser a través de cirugías o crioterapia, que se enfría el área con el uso de nitrógeno o con rayos láser. El cáncer de piel no es muy agresivo, los no melanoma no son agresivos ni van a dar metástasis a otras partes del cuerpo. Pero, ¿cuál es el peligro de esto? Que cuando no se diagnostica a tiempo y no se da un tratamiento, este tipo de cáncer tiende a penetrar en áreas adyacentes, es decir penetra más profundamente y puede llegar a huesos y causar más daño en el paciente”, manifestó Alcalá.

El doctor puntualizó que lo más importante es la prevención para que tanto el paciente como su familia puedan tener una mejor calidad de vida.

Scroll To Top