Home » A tu salud » El cáncer cervical: un enemigo silencioso de la mujer

El cáncer cervical: un enemigo silencioso de la mujer

Redacción Presencia
redaccion@presenciapr.com

SAN JUAN – El cáncer del cuello de útero (cervicouterino) es el tercer tipo de cáncer más frecuente en la mujer. Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer, en el 2016 se estima que 12,990 mujeres en los Estados Unidos serán diagnosticadas con cáncer de cuello uterino y 4,120 perderán su vida a causa de la enfermedad. Sin embargo, con el acceso a la vacunación y exámenes regulares, la mayoría de estos casos podrían prevenirse.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

“Enero es el Mes de la Concienciación del Cáncer Cervical y sirve como un recordatorio a todas las mujeres a hacerse sus exámenes de rutina y consulten con sus médicos acerca de los riesgos de desarrollar cáncer de cuello uterino, lo que lo causa, y lo que pueden hacer para prevenirla”, destacó la Dra. Lillian Santos, principal oficial ejecutiva de la Sociedad Americana Contra el  Cáncer de Puerto Rico.

Una de las medidas recomendadas para prevenir el cáncer del cuello uterino es someterse periódicamente a las pruebas de detección temprana. Los cambios reflejados en el cuello uterino son con frecuencia causados por un virus del papiloma humano (VPH). El VPH se transmite a través de las relaciones sexuales. Esta infección puede convertir las células del cuello uterino en unas precancerosas. En algunos casos, si no se detectan y se someten a tratamiento, pueden convertirse en células cancerosas.

Como único se pueden detectar esos cambios en el cuello uterino es realizando una prueba de Papanicolaou. En caso de haber cáncer, esta prueba puede detectarlo en sus etapas iniciales, cuando es de menor tamaño y más fácil de tratar. Las mujeres con cánceres de cuello uterino en etapa temprana y pre cánceres usualmente no presentan síntomas. Los síntomas a menudo no comienzan hasta que un pre cáncer se torna en un cáncer invasivo y crece hacia el tejido adyacente. Cuando esto ocurre, los síntomas más comunes son: sangrado vaginal anormal, secreción vaginal inusual, dolor durante las relaciones sexuales.

Ante este escenario, la Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda la vacuna contra el VPH desde los 11 y 12 años de edad.  Mientras, que la prueba de Papanicolaou debe comenzar a realizarse a los 21 años de edad.

“El cáncer es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, la oportunidad de prevenir la del cáncer de cuello uterino es real. Una prueba de detección a tiempo puede encontrar cambios en el cuello del útero antes de que se conviertan en cáncer, y la vacunación puede prevenir la mayoría de los cánceres de cuello uterino”, destacó Santos.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer es una organización con base voluntaria dedicada a eliminar el cáncer como problema principal de salud.  Para más información puede comunicarse al (787) 764-2295 o acceder a www.cancerpuertorico.org

Scroll To Top