Home » A tu salud » El deseo sexual durante la menopausia

El deseo sexual durante la menopausia

Por: Redacción presencia
presenciaregional@gamil.com

La falta de deseo sexual es común cuando la mujer llega a la menopausia. Varios factores pueden incidir la pérdida de apetito sexual, más allá de la caída en la producción de estrógenos. Aunque este fenómeno puede producir algunas molestias como falta de lubricación vaginal y disminución en la irrigación sanguínea de los genitales, hay otros aspectos que tienen que ver con la culminación de la fertilidad.

Pareja

(Foto/Archivo)

El estrés, la depresión y la angustia, propios de esta etapa, pueden afectar significativamente la vida sexual. Sin embargo, diversas opiniones de especialistas dan cuenta de las enormes posibilida­des que puede tener la vida sexual durante la plenitud de la vida.

Estos son algunos consejos para llevar una sexualidad activa y sana.

Nutrición

Durante este periodo, el organismo necesita mayores dosis de nutrientes que influyen en el buen desempeño sexual. La vitamina B es una gran fuente de energía. Alimentos como el plátano, las carnes, el pescado, los lácteos, los frutos secos, los hongos, las semillas, las legumbres y los cereales integrales son ricos en esta sustancia.

Posición personal

Los com­plejos, los traumas, los miedos, las inseguri­dades y los pudores influyen de manera directa. Consulta al médico para tratar estos desequilibrios que pueden bloquear tu impulso sexual.

Interac­ción de pareja

A menudo, la calidad del vínculo es determi­nante para aumentar el deseo. El diálogo, el afecto, las caricias son fundamentales a la hora de fortalecer la vida sexual femenina en la madurez.

La importancia de la imaginación

Salir de la rutina, planear escapadas, ir a lugares diferentes y tener expe­riencias divertidas que incluyan la estimulación de los sentidos, son excelentes para reavivar el fuego en la pareja.

Otros consejos fáciles y prácticos son:

  • El consumo de jengi­bre ayuda a estimular la circulación en los genitales.
  • El clavo de olor y la nuez moscada relajan y estimulan el sistema nervioso parasimpático.
  • Tomar una o dos copas de vino diarias puede ayudar a esti­mular el deseo sexual porque mejora la circulación sanguínea.
  • Practicar yoga o alguna actividad física es bene­ficioso para una mejor predisposición al sexo.
  • Comer pequeñas dosis de chocolate ne­gro, ayuda a estimular anímicamente y es fuente de energía.
  • Es recomendable practicar ejercicios de Kegel. Son también indicados luego del parto para fortalecer los músculos de la pelvis.

Fuente: www.cromos.com

Scroll To Top