Home » Escápate » Escápate: Recorriendo el Caribe

Escápate: Recorriendo el Caribe

(Foto/Suministrada)

Elizabeth Blanc
eliblanc787@gmail.com

Se quedó atrás, los tiempos en que los viajeros solo se planteaban playa o montaña -ahora  estamos ante una nueva mentalidad viajera-  están los que les gusta recorrer el mundo buscando una aventura extrema, los que prefieren estar rodeados de comodidades, los amantes de la buena gastronomía ‘foodies’ y otros amantes de la naturaleza en su estado más puro.

En este continente de la América Latina hay un país que no es de tierra, sino de agua que es el Caribe” – Gabriel García Márquez

(Foto/Suministrada)

Para todos ellos existe el Caribe, pero analizamos primero qué tipo de viajero eres. Entonces te recomendaré qué islas visitar para que te sientas cómodo en tu piel. El Caribe es más que playas exuberantes de azul turquesa… que las tiene y es todo un sentimiento.

Viajero de lujo. El trabajo diario nos agota, así que cuando podemos empacar buscamos tranquilidad y comodidad; dos elementos que se intercalan en Negril y Montego Bay, Jamaica. Si te gusta viajar, tal cual la realeza, prepárate para consentirte y sacar el mejor provecho posible al servicio de habitaciones de sus lujosos hoteles. Una vez salgas de tu elegante habitación, disfruta de una las piscinas en tu resort o mejor reserva una cabaña privada, pide una botella de champagne con fresas. Estos destinos costeros de Jamaica ofrecen experiencias únicas, como visitar sus joyerías que tienen lo más fino de marcas internacionales, mientras que en las galerías de arte, puedes adquirir obras de artistas europeos  y artesanos caribeños.

Viajero ‘foodie’. Gastronomía y viaje; que binomio delicioso y necesario. Viajar con el paladar es esa experiencia que educa las papilas gustativas de tantos sibaritas. Si eres de esta categoría La Habana, Cuba es el destino que saciara tu apetito. Aquí se entremezclan los elementos de la cocina española y los sabores del Caribe. Hay que probar la sabrosa ‘carne vieja’, junto al plátano maduro frito maridado con  sus emblemáticos rones. Finiquitando la experiencia con una espumeante tacita de café y un tabaco o Habano como se le conoce mundialmente.

Viajero solitario. El Caribe y tú: esta es la filosofía de este viajero. Ya no nos sentimos menos o distintos de pedir ‘mesa para uno’ en un restaurante. Viajar solo es encontrarse con uno mismo. Disfrutar a tu paso y ponernos en intimidad con nuestro ser. Tomar decisiones solo y decidir qué camino seguir en cada trayecto del viaje. Total, mejor solo que mal acompañado. Bonaire y Granada  son las islas perfectas para ellos. Plagadas de playas solitarias con rinconcitos de ensueño. Asegúrate de llevar contigo par de pesos para contratar esas ‘barquitas locales’ que te cruzan a la otra orilla. ¿Cansado de playas? Piérdete en sus pequeños pueblitos, visita sus típicos mercados, habla con sus locales, observa las aves y su extraordinaria flora o  siéntate a disfrutar la paz de su entorno.

Viajero acuático. Si perteneces al exclusivo ‘fan club’ de Jacques Cousteau y no puedes permanecer mucho tiempo alejado del ‘preciado líquido’, entonces las Islas Vírgenes Caribeñas e Islas Vírgenes Británicas están pensadas para ti. Tras el paso de los huracanes Irma y María, St. Thomas, St. Croix, St. John junto con Tórtola y Virgen Gorda se han recuperado admirablemente. Se han posicionado como el atractivo destino caribeño de siempre, sobre todo para aquellos a los que le gusta disfrutar sus vacaciones en sus yates e inseparable traje de baño o de buzo. No encontrarás en ningún lugar aguas con tanta visibilidad. ¿Qué te encantan las langostas? Anegada en las Islas Vírgenes Británicas se enorgullecen de su frescura y sabor.

El Caribe está ahí cerquita, dispuesto a recibirte con el cariño de siempre. Para más información consulta www.caribbeanhotelassociation.com.

Scroll To Top