Humildad ante la adversidad: Luquillenses necesitan nuevo camino

14 Feb

Pablo De Jesús y su hermano fueron los últimos residentes de Luquillo en recibir el servicio de energía eléctrica, tras el embate del huracán María.

(Fotos/ Nayda Venegas Facebook)

Vicente Toledo Rohena
redaccion@presenciapr.com

LUQUILLO – Hay miles de personas en la Isla del Encanto que pasan necesidades a diario. La pobreza -muchas veces- es el común denominador. Pablo de Jesús, junto a su hermano, vive día a día los golpes directos de esa pobreza; y mayor es la adversidad después de huracán María. Un fenómeno atmosférico que destapó los ojos de muchas personas que pensaban no existía la pobreza en estos niveles.

La casa de Pablo, en el barrio Río Chiquito de Luquillo, queda en un lugar donde no existe carretera para subir. Cuando llueve, el fango lo hace aún más difícil y la falta de las cosas básicas son la orden del día. Hace apenas unos meses le llegó la electricidad (luego de más de un año sin servicio) y hacen malabares para conseguir agua del manantial.

Unos pastores de la comunidad son los que han hecho público el caso de Pablo y luego de escribirle a la senadora por el Distrito de Carolina, Nayda Venegas, la legisladora fue a realizar una vista ocular para empaparse del caso de Pablo.

“Fuimos con nuestro equipo de trabajo del Senado a visitar al barrio Río Chiquito, porque unos pastores que están ayudando a Pablo me escribieron y explicaron que han tocado muchas puertas sin encontrar ningún tipo de ayuda. A mí me interesó el caso porque pude leer que había mucha necesidad y cuando visitamos a Pablo, tengo que decir que fue una experiencia emotiva, porque conocimos a un Pablo de Jesús, sus necesidades y sentir que ante tanta adversidad es una persona bien sencilla y humilde”, comentó la senadora Venegas.

“Cuando llegamos al lugar, tuvimos que dejar la guagua en una parte del terreno, porque no hay camino y quería hacer esta vista ocular. No podía creer que en estos tiempos en nuestro país había personas viviendo así”, narró Venegas.

La senadora calculó que para subir a la casa son como 15 minutos a pie y, además de eso, caminando una cuesta bien empinada. Se le entregó suministros y estuvo también personal del Departamento de la Familia. Al llegar, encontraron una residencia de madera bien humilde.

“Encontramos un hogar hermoso. Pablo vive con su hermano que tiene limitaciones; él es quien lo cuida, pues perdieron en 2017 a su papá y su mamá; y con el huracán María perdieron su casa. Pudimos ver un Puerto Rico diferente y no al que estamos acostumbrados”, dijo la senadora.

Ante toda la adversidad, existen ángeles que los ayudan como una señora que les cocina, ya que no tienen forma de cocinar y no tienen nevera. No obstante, ante toda esta situación, Pablo terminó de estudiar un bachillerato en Enfermería.

“No se quejó en ningún momento… su rostro era de agradecimiento, de no poder creer que estábamos allí. Le dije estas son las causas que a mí me gusta trabajar. Y me voy a comprometer con ayudarte.
Es bien humilde. No teniendo nada y con la oportunidad de tenerme de frente, no dijo senadora ayúdeme con esto o lo otro. Yo fui a ayudar y lo voy a hacer”, reiteró la senadora.

Según el residente, la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) le aprobó $33,000 para reconstruir su casa, pero no la podido construir porque el camino está imposible. A principios de este año, un diario nacional dio a conocer la historia y comunicó que el municipio de Luquillo y su alcalde, Jesús Márquez Rodríguez, se habían comprometido en arreglar el camino fangoso para que los hermanos puedan llevar los materiales que necesitan y así construir una casa de cemento. No obstante, dada a la precaria situación económica que enfrenta el gobierno, la administración municipal solo puede otorgar maquinaria para mano de obra y $2,000 para materiales.

En la visita, la legisladora por el Partido Nuevo Progresista (PNP) llevó una ingeniera quien estudió el lugar y se comprometió en ayudar y construir el camino.

“Me comprometí y lo vamos a hacer para poder hacerle justicia a Pablo de Jesús y su hermano”, terminó diciendo”, Venegas.