Home » Editorial » La conciencia

La conciencia

Por Livio Ramírez del Ministerio Dios Habla Hoy
www.dioshablahoy.org

El diccionario define la conciencia como el conocimiento que el espíritu humano tiene de su propia existencia, de sus estados mentales y sicológicos. En las Sagradas Escrituras se usa el término generalmente en el sentido de la conciencia moral, el sentimiento del bien y del mal, y del conocimiento íntimo de nuestra condición espiritual. El ser humano puede tener un conciencia culpable o una buena conciencia, dependiendo cuales hayan sido las motivaciones de sus acciones. La conciencia culpable trae consigo angustia, depresión y enfermedades; pero lo importante es cómo manejar esa culpabilidad.

conciencia 051816Los hermanos de José se sentían angustiados por su culpa cuando lo vendieron a los madianitas. Sin embargo reconocieron que habían pecado contra él, se arrepintieron y recibieron el perdón de José, despejando así su angustia. La conciencia de culpable también trae vergüenza y confusión ante el pecado del pueblo, como le sucedió a Esdras cuando dijo: Dios mío, confuso y avergonzado estoy para levantar, oh Dios mío, mi rostro a ti, porque nuestras iniquidades se han multiplicado sobre nuestra cabeza, y nuestros delitos hasta crecido hasta el cielo (Esdras 9:6) Sin embargo, la confesión por el pecado del pueblo, y la oración de arrepentimiento por Esdras, logró que el rey Artajerjes permitió que se enseñara a los judíos la ley de Dios. La conciencia culpable trae depresión, como le pasó a David cuando pecó contra Dios, y dijo: Me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista; se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla. Pero, su genuino arrepentimiento logró el perdón de Dios por sus pecados. Por otro lado, si la culpabilidad no es manejada correctamente, puede llevar a la persona al suicidio, como pasó con Judas, cuya conciencia le redarguyó, y no pudo tolerar el remordimiento.

El llamado de Dios es a tener una conciencia pura para que le sirvamos; eso se logra solamente cuando reconocemos nuestros pecados, nos arrepentimos y entregamos nuestras vidas a Cristo. Por eso, el escritor de la Epístola a los Hebreos dice: ¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? (Heb. 9:14) Si en este día tienes una conciencia culpable, con las correspondientes consecuencias de vergüenza, confusión, angustia; depresión, enfermedad, y otros síntomas producidos por la culpabilidad, te invitamos a que por medio del arrepentimiento y tu entrega a Dios, limpies tu consciencia para que, como el apóstol Pablo puedas decir: Procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres (Hch. 24:16) Ahora bien, hay varias conductas que el ser humano debe evitar si desea vivir una vida satisfactoria. Dios permite que expresemos nuestro enojo, pero sin faltarle el respeto a los demás. El apóstol Pablo exhorta: Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo. (Ef. 4:26) El desenfreno en el apetito y la glotonería hizo que el pueblo de Israel se quejara continuamente en su camino a la Tierra Prometida, y el Señor los castigó con una plaga, impidiéndoles entrar a ella. Por eso, el Proverbista exhorta: Pon cuchillo a tu garganta, si tienes gran apetito. (Pr. 23:2)

Los placeres mundanos y la opulencia, el libertinaje, las juergas y otras actividades mundanas; la presunción por los bienes poseídos; las palabras infladas y vanas, y la imprevisión para el futuro también tienen sus consecuencias funestas. Pero, lo peor de todo es la obstinación, la dureza de corazón, la terquedad, la rebelión y la incredulidad ya que conducen a la muerte eterna. El pueblo de Israel manifestó esas conductas; aun así, Cristo vino por aquel pueblo, pero no lo recibieron. Dios extiende hoy esa invitación que el pueblo de Israel rechazó a todo el que desee tener una conciencia sin ofensa ante Él. En este día te exhortamos a refrenar los apetitos y concupiscencias carnales, a controlar tus emociones, a ejercer el dominio propio que Dios te ha concedido, y a renunciar a todo por Cristo, en la confianza de que recibirás más de lo que hayas dejado por amor a Él. El Señor Jesús dice: Cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo. (Lc. 14:33)

Scroll To Top