Home » Editorial » La educación académica en un país y su impacto en la mujer

La educación académica en un país y su impacto en la mujer

Por: Flor De Liz Santiago Fernández

La educación es muy importante para el desarrollo de cada país. Un país en donde la mayoría de sus habitantes se educa es uno de progreso.

igualdad2Es necesario fomentar la educación académica, pero ¿qué sucede cuando la misma se constituye en una de las causas principales de la separación entre una pareja? O ¿Qué sucede cuando la educación académica afecta de manera indirecta el que los individuos puedan desarrollar una familia adecuada? Porque la misma ha impactado en gran manera a la mujer. Me explico.

Antes podíamos observar a través de la historia que la mujer era marginada por el simple hecho de ser mujer. Tenía que estar sometida y depender en su totalidad de un hombre. Por consiguiente, la mujer no se educaba y se preparaba solo para ser esposa y madre y servirle a quien en un futuro sería su pareja. Esa sería su misión en la vida. En otras palabras, vivir en una total dependencia.

Hoy en día vivimos en una sociedad pro-educación. En la misma la mujer ha tenido la oportunidad de educarse, de igualar al  hombre y en muchas ocasiones superarlo académicamente y ha logrado competir justamente para ocupar determinadas posiciones.

Esta situación ha llevado a causar un choque entre el hombre y la mujer como pareja, debido a que surge una lucha de poder.

 El hombre estaba acostumbrado a que solo su palabra era escuchada, que su palabra era ley y no podía ser cuestionada, solo aceptada.

Esa lucha surge debido a que ya no tenemos a la mujer débil, sumisa, inculta, dependiente, sometida, preparada solo para ser esposa y madre.

Ahora contamos en nuestras sociedades con mujeres preparadas académicamente, independientes económicamente, capaces de salir hacia adelante solas sin la necesidad de contar con una persona a su lado, aptas.

Mujeres que no necesitan de un hombre en pocas palabras sobrevivir. Mujeres que  deciden dedicarse a estudiar primeramente, y luego establecer más adelante una relación de pareja, si surge la oportunidad, y quizás más adelante tener hijos, si es que lo deciden de esa manera.

 Todo esto antes mencionado es excelente, porque como indiqué anteriormente, significa que nuestra sociedad va rumbo al progreso.

En la actualidad muchas mujeres las cuales cuentan con un grado académico, una profesión, un buen empleo producto de su sacrificio, inician una relación de pareja con prejuicios. Me explico.

He escuchado mujeres decir lo siguiente: “Estoy saliendo con Carlos, pero no le voy a aguantar nada. Total  no necesito de él porque me puedo mantener sola”.

Otras han dicho: “Luis tiene que estudiar algo para que pueda estar a mi nivel. Yo no salgo con hombres que estén por debajo de mí”.

Nosotras las mujeres tenemos que comprender que durante décadas fuimos marginadas y arrinconadas por los hombres. No debemos actuar y pensar como algunos de ellos piensan.

La educación es para que nos desarrollemos como seres humanos y como profesionales, para sentir satisfacción propia, para disfrutar de la igualdad y la competitividad.

Tenemos derecho a escoger la persona con quien deseemos compartir una relación sea el tipo de relación que sea, pero sin marginar de la misma forma en que nos marginaron a nosotras.

 He podido observar cómo en los países desarrollados existe un alto índice de divorcios de acuerdo a las estadísticas. Esto se debe gran parte a la .educación.

 La mujer no está dispuesta a soportar al hombre conductas que en el pasado las mujeres toleraban, ¿por qué? La mujer se siente auto-suficiente.

 Todo esto es muy positivo, porque la mujer ya no permite que la denigren.

Pero ¿cómo ha impactado la educación a la mujer? Si lo vemos de forma positiva podemos describir a una mujer decidida, que sabe lo que quiere en la vida y que no permite que la pisoteen, una mujer dirigida hacia una meta y luchando por la misma.

¿Pero qué sucede cuando se utiliza todo esto de una manera negativa? Y es que la mujer de hoy en día ha adoptado conductas similares a las masculinas las que tanto señalaba.

Nosotras las mujeres hoy en día contamos con la libertad de decidir, contamos con leyes que protegen nuestros derechos como seres humanos, como mujeres.

Apoyo completamente el hecho de que la mujer se eduque, y no solo la mujer sino un país entero.

 Pero me duele escuchar mujeres hablar sobre el hecho de que solo están o comparten con un hombre que esté por encima de ellas económicamente aunque no lo amen.

 Me duele escuchar mujeres que no creen en una estabilidad emocional. Que les da igual tener una pareja ahora y otra mañana.

 Me duele observar mujeres que traen a los hijos al mundo y no les importa cuál sería su futuro.

 Siento lástima por aquellas mujeres que disfrutan el hecho de ser las amantes de aquellos hombres comprometidos, destruyendo un hogar o una familia sin importar las consecuencias.

 Me molesta observar a otras que disfrutan perjudicar a sus ex-parejas levantando acusaciones falsas, calumniando.

 Siento una vergüenza terrible cuando escucho hablar a mujeres que utilizan la educación como un pretexto para simplemente vivir o cazar a un hombre débil de carácter y falto de auto-estima, que aunque posee dinero no se siente capaz de encontrar el amor real y prefiere disfrutar de un cuerpo o un rostro hermoso aunque eso conlleve derrochar su fortuna.

Definitivamente la educación es uno de los aspectos más importantes en una nación. A través de la misma podemos alcanzar y obtener grandes logros. La misma conlleva más conocimiento y más progreso.

Orgullosamente pertenezco al grupo de mujeres que se han educado en este país, para ser independientes, para ser prósperas, para triunfar y alcanzar a través de la educación todas mis metas en el ámbito profesional y llegar hasta el lugar que Dios me permita llegar.

 Pero he mantenido mi humanidad, mi integridad, mis buenos sentimientos, el amor hacia mis hijos y hacia mi pareja el cual va mucho más allá de lo que pueda obtener de cada uno de ellos.

Recordemos siempre observar y percibir  a las demás personas como deseamos ser percibidas (os).

Continuemos educándonos y haciendo de nuestro país uno mejor de personas sensibles, humanas, comprensivas y en donde todos seamos completamente iguales.

Dale Like  En Facebook:  f.santiago.escritora

Scroll To Top