Home » Editorial » La fiebre no está en la sábana

La fiebre no está en la sábana

Por: Vicente Toledo Rohena
Periodista

Toda la situación creada por el abominable ‘cuco’ de la Junta Fiscal se ha destapado una ‘olla de grillos’. Confirma que ‘el horno no está para galletitas’… y más aún, deja retratado al rey desnudo –sí, el del cuento o ese, de la vieja historia –ya que confirma plenamente, que la calentura o la fiebre no está en la sábana y sí en el moribundo paciente. Que sencillamente su doctor de cabecera no desea hacer nada por su paciente, solo recomendarle que cambie la sábana, se dé un baño y se recueste nuevamente, y al despertar en la mañana se sentirá mejor.

En lo que llega la Junta se han destapado varios corchos. Por ejemplo, murió la teoría de que existe un pacto de asociación con los Estados Unidos. Un supuesto Estado Libre Asociado… una supuesta relación bilateral. Está más que claro que ellos son los soberanos y nosotros los sometidos. Que el supuesto novio ha dicho tajantemente a la novia “Nunca fui tu novio”, eres un territorio más o sea, una más; aunque te haya tomado el pelo por tantos años igual que a las Naciones Unidas y a toda la comunidad internacional con el cuento que la situación del estatus de Puerto Rico se resolvió en 1952.

Pobre Luis Muñoz Marín… El tiempo terminó dándole la razón a Pedro Albizu Campos. Una prédica de un poder y autonomía imaginaria que se desvaneció de manera mágica y rápida. Estados Unidos tanto que crítica las acciones de Nicolás Maduro y a los hermanos Castro y están actuando de manera monárquica e imperial; a manera de más de cien años de retroceso. Se les olvida por qué lucharon por su independencia.

Que no celebren mucho los estadistas. Quedó más que claro, que no desean casamiento. Es más, no quieren ni convivir. Para los efectos Puerto Rico tiene lepra. Quién desea alinearse con un pelao o quebrao… Cuando encuentren a alguien me avisan.

Llegó la hora del mollero. El mito sobre la estadidad está cerca se la lleva el viento. Quiero ver a Ricardo Rosselló o a Pedro Pierluisi sometiendo un pedido de estadidad…

Quiero ver las carcajadas del bonche del ‘Tea Party’ o la cara número cuatro del presidente de la Cámara de Estados Unidos, Paul Ryan, quien  es un perfecto actor y lo demostró con el mazo dando a favor de la Junta de Control Fiscal y la ironía de honrar a nuestros héroes veteranos del regimiento 65 de infantería de la guerra en Corea. A Dios rogando y con el mazo dando. Su mejor línea fue cuando luego del receso por falta de consenso recientemente dijo que “Intereses de WallStreet son los responsables de sabotear el proyecto” -refiriéndose a la creación de la Junta- que sínico el muchacho.

Otro que da pena porque lamentablemente tiene raíces boricuas aunque no lo demuestra con sus actitudes es el congresista Raúl Labrador -republicano, claro, que más-quien dijo que “la administración de Obama desea una Junta que no tenga tantos poderes…lo naturalmente es inaceptable”, que inteligente es repetir como el papa gallo sin criterio propio.

Medio capitolio, alcaldes y jefes de Agencias se fueron para la Capital Federal. ¿Para hacer qué? Luego del desaire ¿qué pueden hacer allá? Nada… Vacacionar. ¿De dónde salió los dineros para costear esos viajes? ¿Para qué vas al gallinero de quienes no te dejarán decir ni tan sola una palabra? No están invitados.

El Congreso se reserva el derecho de admisión. Que mucha falta hace un gobernador que tenga los pantalones bien puestos en su sitio que por lo menos haga el ‘fake’ y diga como Pedro Rosselló le bajó al  presidente del Comité de las Fuerzas Armadas y senador James Inhofe y al ‘chairman’ del Comité, el senador John Warner, “What I’m giving you is good advice: Don’t push it”.

Scroll To Top