Las manos artesanales de Miguel Acevedo Flores

11 Jan
Miguel Acevedo Flores. (Foto/Suministrada)

Vicente Toledo Rohena
redaccion@presenciapr.com

TRUJILLO ALTO – El hábitat del creador de guitarras Miguel Acevedo Flores hace escuchar en silencio la música. Las guitarras y cuatros que están bajo construcción parecen aguardar por las manos del artesano. Es como si los instrumentos se encontraran en espera y hablaran con él. Es que Acevedo las construye con gran pasión. Además, de construir, también repara instrumentos. En su lugar de trabajo se respira pentagramas, notas y música.

“Yo fabrico mayormente guitarras…básicamente guitarras clásicas, como estudiante de guitarra clásica que fui en la Universidad de Puerto Rico (UPR) con el maestro Juan Sorroche. Me enamoré de la guitarra y llevo 42 años construyendo las mismas”, dijo Acevedo, que en un principio deseaba ser concertista, por tal razón estudió guitarra en la UPR.

Todo comenzó cuando era estudiante y compró una guitarra que en ese momento le costó $800, se le rompió el brazo de esta y se lo ocurrió la idea de construir el propio instrumento.

“Encontré un libro en inglés de cómo fabricar una guitarra. Para ese tiempo no había libros de cómo construir una guitarra y las personas que trabajaban en esto, eran muy celosos con sus conocimientos y no lo compartían. Conseguí una oportunidad de sacarle copias al libro en la UPR e hice la primera guitarra sin saber lo que hacía. No tenía conocimiento de herramientas”, contó Acevedo que de niño tallaba en madera.

Con el tiempo, también comenzó a trabajar en la reparación de los instrumentos. Mayormente el interés en la reparación comenzó con los instrumentos de arco, ya que tenía tres hijos estudiando en la Escuela Libre de Música de Hato Rey.

Fue Jorge Santiago Mendoza (Su mentor) y Agapito Acosta (mayor representante de creador de instrumentos de arco hace varios atrás) que motivaron y apostaron a su intelecto de trabajar en la construcción y reparación de instrumentos. Le construyó una guitarra al expelotero y músico Bernie Williams; repara instrumentos a músicos de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico; y realiza trabajos a personas que vienen desde otros países para poner en las manos de Acevedo, su preciado instrumento.

Foto Vicente Toledo