Legado de Brian vivirá en las olas de Luquillo

03 Dec

Brian Ramos Torres. (Fotos/Suministradas)

Redacción Presencia
redaccion@presenciapr.com

LUQUILLO – El pasado sábado, 28 de noviembre, se le rindió tributo al surfista Brian Ramos Torres en la misma playa donde falleciera días antes y donde fungió como instructor y salvavidas por varios años. En horas de la tarde del lunes, 23 de noviembre, Ramos Torres fue asesinado a golpes con un bate de aluminio en la playa La Pared, en Luquillo.

En el homenaje, conocido como “paddle out”, los presentes crearon dos círculos: uno en la orilla y otro en el agua donde los más expertos rindieron tributo a Brian haciendo lo que mejor él hacia: surfear. También, decenas de personas llegaron al área para colocar ofrendas florales, estampar sus firmas, pegar fotografías y obras artísticas en un altar improvisado que se colocó frente al área donde fungió como instructor de surfing, en La Pared, clases que ofrecía a niños y adultos.

Brian era propietario de la compañía Surfing Puerto Rico, la cual ofrecía alquiler de tablas de surfing, paddleboarding, y realizaba eventos de ese deporte acuático en costas de Luquillo. De igual forma, llegó a arriesgarse -sin pensarlo dos veces- como salvavidas en la playa La Pared. Debido al peligro de corrientes y fuerte oleaje en el lugar, muchas personas estuvieron a punto de perder sus vidas sino fuera porque Ramos Torres estuvo cerca y se lanzó al agua para salvarlos.

Su hija mayor, Kalysol Ramos, sostuvo que así fue que murió su papá, justo luego de salvar vidas. Asimismo, agradece el apoyo de todo el pueblo luquillense y del resto de la isla que le ha enviado mensajes de consuelo, tras la muerte de su padre. Por otro lado, ha levantado la voz para que la administración municipal de Luquillo establezca mayores medidas de sguridad en la zona de la playa La Pared, así como salvavidas para velar por los bañistas. Uno de sus reclamos es que tal vez la muerte de su papá se hubiese evitado, ya que su asesino Jesús M. Bonano Laureano operaba también en el área con un negocio similar, pero sin permisos gubernamentales.

“Papá era una persona que quería la mejor versión de ti; estaba ahí para ti cuando tú más lo necesitabas. Toda la gente que vino (al tributo) es una muestra de todo el cariño, de lo mucho que ayudó y que estuvo ahí para el pueblo. Él dejó una huella aquí en Luquillo y yo estoy más que agradecida con todas las muestras de amor y apoyo hacia mi papá”, declaró a la prensa Kalysol. A Brian le sobreviven otras tres hijas, la menor a penas de meses de nacida.

Por su parte, el alcalde de Luquillo, Jesús G. Márquez Rodríguez, lamentó la repentina pérdida del destacado surfista y decretó un periodo de duelo de 30 días que comenzó el pasado miércoles, 25 de noviembre y estará vigente hasta el jueves, 24 de diciembre.

“Tan solo hace unos días atrás estuvimos dialogando sobre el desarrollo de su empresa con miras a expandir la escuela de surfing con la colaboración del municipio. Mi administración y este servidor estábamos coordinando con Brian para hacer realidad este gran proyecto social y turístico para Luquillo”, dijo el ejecutivo municipal.

Radican cargos contra asesino de Ramos Torres

La secretaria interina de Justicia, Inés del C. Carrau Martínez, y el fiscal de distrito de la Fiscalía de Fajardo, Yamil Juarbe, informaron que se presentaron cargos contra Jesús M. Bonano Laureano por el asesinato del reconocido surfer.

La fiscal Diannette Aymat Frías estuvo a cargo del caso en coordinación con el agente Julio Prado García, del CIC de Fajardo del Negociado de la Policía de Puerto Rico. Según la acusación, el imputado Bonano Laureano asesinó a golpes con un bate de aluminio a Ramos Torres en la playa La Pared, en Luquillo.

Testigos manifiestan que Ramos Torres le había llamado la atención a Bonano Laureano luego que este le alquilara tablas de surfing a varias personas que enfrentaron problemas en el agua por el fuerte oleaje. Posterior a un intercambio de palabras, el hoy acusado se armó de un bate y golpeó en repetidas ocasiones a Ramos Torres. El hombre fue declarado muerto en un hospital de Fajardo.

Se le imputan a Bonano Laureano un cargo por violación al Art. 93 del Código Penal – Asesinato en Primer Grado; y un cargo por el Artículo 6.06 Portación y Uso de Armas Blancas de la Ley de Armas.

El juez José Caballero López, del Tribunal de Primera Instancia de Fajardo, determinó causa para arresto contra Bonano Laureano y le impuso una fianza de $450,000. Bonano Laureano fue ingresado a prisión tras no prestar la misma. La vista preliminar fue señalada para el 8 de diciembre de 2020.