Home » Noticias » Loíza: Fuerte el azote, pero en pie de lucha

Loíza: Fuerte el azote, pero en pie de lucha

La alcaldesa de Loíza, Julia Nazario entrega artículos de primera necesidad a loiceños. (Foto/Suministrada)

Vicente Toledo Rohena
redaccion@presenciapr.com

LOÍZA – No se escuchan los sonidos de tambores, pero sí, existe un aire de esperanza. En la plaza de recreo frente a la alcaldía del municipio de Loíza, se siente mucho calor, pero no el del sol inclemente, sino el de una comunidad que no se rinde, permanece unida y que está en pie de lucha.

Llegó la alcaldesa, Julia Nazario, y muchos compueblanos deseaban saludarla y llevarle sus reclamos. Entre saludos y gritos, la llamaban por su nombre. Nazario trató de saludarlos uno a uno, con un beso y un abrazo solidario. Sin embargo, fue imposible complacerlos a todos, eran muchos.

“Oye Julia, no me diste un beso”, gritó una señora con una sonrisa en su rostro, aunque al mismo tiempo reflejaba poco descanso, sufrimiento y grandes necesidades. La alcaldesa le contestó: “Pues ven, voy a darte un beso y un abrazo”. Y ambas se fundieron en un abrazo que brotó y emanó mucho sentimiento y emoción.

Un grupo de personas dentro del recibidor en la casa alcaldía, pedían agua, otros algo de comer… suplicaban por información sobre cómo se comunicaban con FEMA, para realizar reclamos sobre sus pérdidas.  La propia alcaldesa, repartía agua y otros suministros; y dio instrucciones a empleadas del municipio de confeccionar en la parte trasera un asopado de pollo, para alimentar a quienes llegaran a la alcaldía.

Luego de unos momentos de intensidad, la alcaldesa pudo hacer un alto y hablar con Presencia.

“Llegamos de dar la vuelta por nuestras comunidades… básicamente las que se inundaron: Villa Santos, Toledo, Miñi Miñi, Los Pizarro, La 23, La Gallera, Pompeya, y los litorales cercanos a Pompeya. También, Piñones se nos inundó con agua de mangle”, narró.

En las comunidades que usualmente se inundan, se logró realizar un trabajo de mitigación efectivo, previo al huracán Irma, lo que en ese sentido fue da gran ayuda para esos lugares.

“Las aguas se acumularon, pero bajaron rápido, porque las alcantarillas estaban limpias… hicimos sajones para que el agua corriera. Se limpiaron los caños y las quebradas. Y eso evitó que se inundaran. Las comunidades que se nos inundaron grandemente, fue dos días después del huracán, porque abrieron las compuertas y no nos avisaron, o tal vez nos avisaron, pero no había forma de enterarnos por la falta de comunicación”, manifestó.

Nazario aseguró que por tal razón Villa Santos, Toledo, Miñi Miñi, al recibir el duro impacto del agua tras la apertura de las compuertas, estas comunidades comenzaron a inundarse como nunca antes.

Al momento del reportaje, permanecían 22 familias en un refugio; y 52 en otros, para un total de 157 personas refugiadas. En el pueblo de Loíza no se reportó muertes.

Entre los danos ocasionados a la infraestructura, la alcaldesa señaló que la casa alcaldía va a necesitar una cantidad considerable de dinero para reparar su estructura.

“Perdimos la cúpula la noche del huracán, nueve ventanas, la puerta del frente explotó; y una situación bien particular, como si una pared se hubiera separado del plafón… por ahí bajó agua de una manera espantosa. Vino bajando desde el cuarto piso. Perdimos en el área de recursos humanos documentos y en el cuarto piso había muchas cajas que estaban en espera de ser transportadas al Instituto de Cultura Puertorriqueña”, señaló con gran pesar.

Cerca de 300 personas perdieron sus casas y otros 598 perdieron los techos. Se estima que más de 3,000 personas sufrieron pérdidas considerables en sus residencias.

Sobre el recogido de escombros que la primera ejecutiva municipal dijo que alquilaron una compañía privada, porque el municipio no cuenta con  los recursos para hacerlo y aseguró que ya están trabajando duro en Torrecilla Baja que incluye, La Torre, Piñones y áreas cercanas.

“En cuanto al recogido doméstico, se nos hace más difícil, porque tenemos cinco camiones, dos nuestros que están en malas condiciones; y tres que están alquilados desde que llegamos a la alcaldía. Con cinco camiones tenemos que recoger la doméstica que lleva tres semanas sin recoger, porque recibimos también a Irma y solo recogimos dos días.  Se nos acumuló basura. En esta semana, comenzamos el  recogido por las comunidades. Queremos pedirle a la gente que tenga paciencia. Muchos se han desesperado y han unido la basura doméstica con lo vegetativo que crea un grave problema. Hemos pasado doble trabajo porque nosotros tenemos que separarlo”, dijo.

Entre las metas en los próximos días, se afina completar la repartición de suministros en las comunidades. Aseguró al momento de la entrevista que faltan unas 17 comunidades.

“Con lo que FEMA nos imparte cada noche, impactamos al siguiente día casa por casa. Tenemos una necesidad de seguir consiguiendo agua, porque la que nos provee FEMA no es suficiente. Tengo que señalar que la comunidad judía ha brindado gran ayuda a Loíza. La comunidad judía de Isla Verde ha estado con nosotros… entregó la colaboración de $5 mil para medicamentos, que fue depositado en la farmacia de Medianía, para que las personas que están en los refugios, centros de envejecientes o que no tengan forma de pagar sus medicamentos pueden prescribir la receta y nosotros autorizamos para que le despache la receta. Además, se comprometieron con entregarnos 900 toldos”, comentó Nazario, quien además, resaltó la colaboración del municipio de San Juan y su alcaldesa, Carmen Yulín Cruz; y la ayuda de la Iglesia Adventista y otras organizaciones privadas”, puntualizó.

Antes de finalizar la entrevista, Nazario con ojos llorosos, pidió que quienes deseen ayudar y aportar de alguna manera a la comunidad de Loíza, pueden hacerlo con agua y repelente para protegerse de los mosquitos, que se han incrementado de manera alarmante.

De igual manera, se repuso y dijo que aunque su municipio fue duramente abatido por el huracán María con 85% de devastación, espera que en dos semanas continuar con todos los proyectos programados.

“La vida tiene que continuar… tenemos que salir ya de la crisis. Loíza sigue hacia delante y en pie de lucha”, concluyó diciendo la alcaldesa.

Scroll To Top