Home » Mascotas » ¿Debo bañar mi gato?

¿Debo bañar mi gato?

Por: Redacción Presencia
redaccion@presenciapr.com

Los gatos, a pesar de ser muy limpios, suelen llenarse el pelo de polvo. Las secreciones normales, la descamación de la piel y el pelo muerto que van desprendiendo y eliminando, hacen que de vez en cuando sea necesario darles un buen baño. A continuación te ofrecemos varios consejos para que la tarea sea agradable tanto para el felino, como para ti.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

Lo primero que tienes que tener en cuenta cuando decidas bañar a tu gatito es que vas a necesitar al menos una hora de tu tiempo para realizar esta tarea. Lo ideal es que tengas todo lo que vas a necesitar preparado y a la mano.

Es conveniente que vayas mojando a tu mascota poco a poco: utiliza una esponja si lo prefieres pero no le mojes con el chorro directo del agua ya que se sobresaltará y se asustará. Para bañarle tienes que utilizar un champú o jabón especial para gatos y, si tu gato tiene el pelo largo, es conveniente que utilices también un desenredante o acondicionador.

Si tu gato aún es pequeño, deberías aprovechar este momento para introducirlo al “mundo del baño”. Sácale partida a la etapa de socialización del gatito, es decir, entre el primer y segundo mes de vida: en este momento el gato es receptivo a todas las enseñanzas de manejo social que se quieran impartir.

El baño se puede realizar en el lavamanos o en una pileta, la única condición es que sea de tamaño suficiente y que tenga agua tibia. El ambiente debe ser tranquilo y en lo posible debe ser siempre la misma persona la que haga el procedimiento.

Una vez que bañes a tu gatito tendrás que ir repitiéndolo varias veces para que el animal lo tome como algo normal y no coja miedo al agua. Esto significa que la actividad del baño se puede tolerar perfectamente si se aprendió de pequeño y además, puede convertirse en una actividad que refuerza la relación social entre felino y dueño, junto con el cepillado, las caricias y los juegos.

Durante las primeras veces que realices esta actividad intenta no entretenerte con otras cosas para que puedas realizarla en el menor tiempo posible, ya que a tu gatito el baño le provocará mucha ansiedad. Además, intenta hablarle y acariciarle mientras le lavas para conseguir que se relaje.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

Al finalizar el baño es bien importante secar tu gato. Puedes comenzar por eliminar el exceso de agua utilizando una toalla. Puedes terminar por utilizar un secador de aire caliente, y sería ideal que éste fuera de bajo ruido (por lo usual les molesta el sonido), y que lo encendieras de uno a tres minutos antes de utilizarlo sobre él.

Otra alternativa para secarlo sería meterlo en una jaula o “kennel” y enviar el aire caliente por la puerta de la misma. A los gatos de pelo largo conviene desenredar los nudos del pelo con un peine o cepillo metálico mientras se secan. (Fuentes combinadas)

Scroll To Top