Home » Editorial » Mi Mundillo Interactivo: Lecciones de los Jersey Boys

Mi Mundillo Interactivo: Lecciones de los Jersey Boys

Por Gina Delucca
Escritora Invitada

Nunca es tarde para aprender. Nunca es tarde para nada. El domingo la fila era demasiado larga, pero el lunes, que salí temprano del trabajo, corrí al cine a ver Jersey Boys. Aclaro que no soy de la época de los Four Seasons, pero sí he escuchado y admirado su música. Más bien diría que participé del comeback de Frankie Valli en los setenta con “My eyes adored you”.

Además de disfrutar de una música maravillosa y de la adaptación magistral de este musical a la pantalla, Jersey Boys me dio unas cuantas lecciones de vida. Veamos:

Cuando tus padres rezan por ti y te cuidan, echarás para delante, aunque a veces resbales en el proceso. No tengas miedo a sacar de tu pecho todo lo que sientes. Sea cantando, comunicando, amando… Pagar un favor es una acción que se hace una vez y un sentimiento que se lleva en el corazón, pero no una cadena de por vida. Tu “mejor amigo” puede estar robándote, no solamente dinero, sino también tu paz, tu reputación y hasta tus ideas. A veces los verdaderos acuerdos no necesitan un contrato escrito, sino un apretón de manos, confiando mutuamente en la integridad de las partes y la seriedad de su palabra.

Las cosas más simples y cotidianas pueden servir de inspiración para componer grandes obras musicales. Para explicar ideas complicadas también. Se puede triunfar en el mundo del espectáculo sin cantar temas “calientes”.

Fama y familia son palabras parecidas. Pero la primera se puede comer a la segunda, si no se tienen los valores y las prioridades en línea. No hay nada más reconfortante que perdonar.

Nunca es tarde… Nunca es tarde para reinventarse. Frankie Valli no se avergonzó de lanzarse como una voz fresca y nueva para generaciones que no lo conocían como leyenda. Cantó para los tiempos y dejó huella en varias décadas.

Frankie Valli cumplió ochenta años en mayo. Todavía canta y todavía canta bien. Su mayor activo, su voz, lo ha cuidado como su gran tesoro.

Salí del cine con el espíritu transformado. Me convertí en una teenager de esa época. Fui corriendo a buscar en Google más información. Escuché sus canciones en el YouTube del celular hasta casi quedarme sin baterías.

La inspiración entró por mis venas. Nunca es tarde. Nunca es tarde para nada.

MUNDILLO INTERACTIVO: Pueden escribirnos al Box 192889, San Juan, PR. 00917-2889, o a gina@mimundillopr.com. Para más información de la autora, acervo de artículos y ordenar su libro, pueden entrar en www.mimundillopr.com.

Scroll To Top