Home » Editorial » Opinión: Navidad Virtual

Opinión: Navidad Virtual

Por: Gina Delucca / Para Presencia
Escritora Invitada
 
La historia que todos cuentan no es como la cuentan. Para empezar, Santa Claus no estaba en el asunto. A pesar de que sí hay una leyenda de que Nicolás era un obispo y que era muy bueno con los niños pobres, etc. Pero eso fue siglos después de los hechos reales.
(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

Dicen los expertos que el nacimiento de Jesús en realidad fue como 4 años antes. En cuanto a la fecha en que nació Jesús, aunque siempre han dicho que la fecha fue puesta por la Iglesia Católica, hay un rebuscado pasaje del profeta Hageo que establece el 24 de diciembre. También es importante notar que los “Tres Reyes Magos” no llegaron a la vez que los pastores.

La noche del nacimiento, se le aparecieron unos ángeles a los pastores y le dijeron que fueran a Belén y que en un establo—lugar inadecuado para que una mujer dé a luz—iba a haber un bebé envuelto en pañales. Así fue. Pero esos ángeles que se le aparecieron a los pastores, no cantaron, sino que alabaron. Aunque la tradición dice que cantaron, la Biblia no lo establece.

Otra cosa importante es que los “Tres Reyes Magos” no eran tres, ni reyes, pero sí magos. Los que patrocinan la astrología dicen que eran astrólogos. Los que se inclinan más hacia la ciencia dicen que eran astrónomos. En inglés son los Wise Men. O sea, eran hombres sabios, no tanto magos. Porque los magos de esos tiempos eran hechiceros. Así que no tenemos claro si eran hechiceros, o sabios, o sabios que también eran hechiceros. Lo que sí es cierto es que recibieron profecía de la buena, a través de sueños. Sabemos que los regalos eran tres, pero el número de magos no lo sabemos. A lo mejor eran dos magos o diez. Como ya mencionamos, los historiadores los ubican como tres años después. Así que le llevaron los regalos a un niñito, no a un bebé. Entonces tenemos que las figuras de nacimientos tienen una cierta verdad, pero no tanta precisión.

¿Es importante esto? Bueno, sí es importante, pero no relevante al mensaje de la Navidad. ¿Y cuál es ese mensaje? Vino un rey, el hijo de Dios, que nació de una chica virgen, en condiciones de humildad, simbolizando su humillación. Fueron decenas las profecías del Antiguo Testamento cumplidas en el nacimiento y la vida de Jesús. Vino a redimir un mundo corrupto en aquellos momentos (y ahora también). No era un rey político, era un líder espiritual. Y según el ritual hebreo de expiación de pecados, fue sacrificado como un cordero, en la muerte más humillante de esos tiempos: la cruz romana. Pero lo más importante, y lo que lo establece como Rey de reyes y Señor de señores es que resucitó al tercer día.¿Dice eso tu Navidad?

Scroll To Top