Home » Noticias » Plan Cidre para la reestructuración del Gobierno

Plan Cidre para la reestructuración del Gobierno

SAN JUAN – El candidato independiente a la gobernación, Manuel Cidre Miranda, presentó hoy su plan para la regionalización municipal, el cual lo que denominó como el núcleo de una reestructuración gubernamental seria y profunda.

Manuel Cidre. (Foto/Suministrada)

Manuel Cidre. (Foto/Suministrada)

Esta propuesta propone un modelo de regionalización compuesto de ocho (8) Regiones Administrativas que mantendrá la existencia cultural y geográfica de los 78 municipios del país con sus respectivos alcaldes como figuras políticas principales de los mismos, pero con una estructura administrativa que eliminará la duplicidad en los gastos operacionales de las mismas.

A estos fines, Cidre señaló que la situación que enfrenta Puerto Rico, la cual denominó como la peor crisis administrativa, fiscal y económica desde la Gran Depresión en la década de los treinta y la implementación de una Junta de Control Fiscal incluida en la Ley PROMESA, lo cual representa un nuevo paradigma en la administración pública puertorriqueña, es inminente una reestructuración profunda. “Nos restructuramos o nos hundimos”, puntualizó Cidre.

“Al momento de presentar mi candidatura propuse una reestructuración gubernamental y de forma responsable validamos la propuesta mediante un estudio científico consignado a una reconocida firma de investigación política del país que ha medido la composición del voto”, indicó Cidre. “Este estudio reflejó el respaldo ciudadano a esa propuesta”, añadió el candidato independiente a la gobernación.

La propuesta regionalización establece una estructura compuesta de ocho (8) regiones la cual contará con una Junta Regional Central, la cual asesorará y supervisará las operaciones de las ocho regiones y la cual contará con peritos en las áreas administrativas, tales como finanzas, fondos federales, recursos humanos y compras, entre otras. Estos serán nombrados por el Gobernador y confirmados por la Legislatura, por un término de 10 años y serán reclutados mediante un proceso de oposición. Esta estructura también contará con un Consejo Regional de Alcaldes, uno por cada región, quienes tendrán a su cargo el diseñar los planes presupuestarios y de mejoras capitales de los pueblos que componen la Región, los cuales aprobarán bajo un sistema de mayorías cualificadas para evitar que los municipios grandes de la región impongan su voluntad sobre los municipios pequeños y de igual manera evitar que varios de los pequeños se unan para aprobar en contra de los intereses de los municipios más grandes.

Como parte de este plan se establecerá una Legislatura Regional, una por región, las que estarán compuestas conforme a la densidad poblacional de cada municipio. Estas legislaturas regionales tendrán además separados asientos para grupos de la sociedad civil y en la que representantes de las entidades académicas, profesionales, sindicatos, ambientalistas empresariales, entidades sin fines de lucro, entre otros, ubicadas dentro de los límites geográficos de la Región.

Sus determinaciones también se aprobarán por mayorías cualificadas que se diseñarán de acuerdo a la población y aportación de cada Región. A esta estructura se suman los 78 municipios con sus respectivos alcaldes, los que tendrán a cargo el ejecutar en mutua coordinación intra-regional los servicios a la población conforme a las áreas administrativas que se le deleguen en el proceso de descentralización y las que de manera regional y mutua cooperación se realizarán en cada región como, por ejemplo, mantenimiento de carreteras, de escuelas, ornato, mantenimiento de facilidades recreativas y deportivas, entre otras.

“Con esta estructura se establece un proceso de cercanía a la ciudadanía en la provisión de servicios y gestiones que redundará en eficiencia y eficacia al eliminar capas de burocracias actuales, a la vez que se restablece el principio de mérito y transparencia en el servicio público y democratiza la gestión pública provocando un traspaso del modelo de “gobernabilidad” actual a un modelo de gobernanza, el cual permitirá el apoderamiento ciudadano de la gestión pública, de manera tal que se tengan en cuenta las necesidades y prerrogativas de los sectores sociales, que de ordinario son ignorados, resaltando de esa manera la democracia como instrumento central de la lucha por la igualdad y en contra de la pobreza”, señaló Cidre. Este nuevo modelo de administración gubernamental, indicó el candidato independiente a la gobernación, a la vez redundará en cientos de millones de dólares en ahorros que servirán para atender la reestructuración de la deuda y aliviar la carga contributiva re-insertándolos al estímulo del crecimiento de la economía del país.

“Con este modelo de regionalización se optimiza la organización administrativa y política del país y se disminuye la burocracia, la duplicidad de funciones y el mal gasto de fondos públicos”, expresó Cidre.

De acuerdo con Cidre, los criterios para el diseño y composición de las regiones se tomó en cuenta los siguientes criterios: población, capacidad presupuestaria y/o de captación de ingresos, polos de crecimiento, potencial de crecimiento económico fundamentado en total de empleos de cada región y los aspectos geográficos en términos de interconexión de las regiones.

Las regiones propuestas en este plan son:

  • Región I – compuesta por el municipio de San Juan con 357,696 habitantes.
  • Región II – compuesta por Bayamón, Cataño, Guaynabo, Toa Alta y Toa Baja con unos 466,068 habitantes.
  • Región III – compuesta por los municipios de Arecibo, Barceloneta, Camuy, Ciales, Florida, Hatillo, Manatí, Morovis, Quebradillas, Vaga Alta y Vega Baja con un total de 444,649 habitantes.
  • Región IV – la componen los municipios de Aguada, Aguadilla, Añasco Cabo Rojo, Hormigueros, Isabela, Las Marías, Mayagüez, Moca, Rincón, San Germán y San Sebastián con un total de 447,382 habitantes.
  • Región V – la componen los municipios de Adjuntas, Guánica, Guayanilla, Jayuya, Lajas, Lares, Maricao, Peñuelas, Ponce, Sabana Grande, Utuado y Yauco con un total de 395,447 habitantes.
  • Región VI – está compuesta por los municipios de Aibonito, Arroyo, Barranquitas, Cayey, Cidra, Coamo, Comerio, Corozal, Guayama, Juana Díaz, Naranjito, Orocovis, Salinas, Santa Isabel y Villalba con un total de habitantes de 473,414.
  • Región VII – la componen los municipios de Aguas Buenas, Caguas, Gurabo, Humacao, Juncos, Las Piedras, Maunabo, Naguabo, Patillas, San Lorenzo y Yabucoa con un total de 469,836 habitantes.
  • Región VIII – la conforman los municipios de Canóvanas, Carolina, Ceiba, Culebra, Fajardo, Loíza, Luquillo, Río Grande, Trijillo Alto y Vieques con una población de 436,845 habitantes.
    Cidre indicó que “la realidad es que tenemos 70 de los 78 municipios con insuficiencia para mantenerse a flote y el malgasto que implica tener 78 estructuras gubernamentales iguales en un país de poco más de tres millones de habitantes con 100 x 35 de superficie territorial es insostenible”.

Concluyó señalando que, “con la descentralización, mediante de este modelo de Regionalización se toma mejor en cuenta las necesidades específicas de ciertos grupos de la población y ayuda a relacionarlas a nivel gubernamental incrementando las oportunidades de participación política de sectores típicamente desplazados de la misma, ayudando así a combatir la pobreza, la desigualdad y el discrimen contra ciertos grupos sociales que componen nuestra sociedad”, puntualizó Cidre.

Scroll To Top