Home » Editorial » Problema Social: La Violencia Doméstica en Puerto Rico

Problema Social: La Violencia Doméstica en Puerto Rico

Por: Mildred Ann Ríos y Dra. Monserrate Allende Santos
Universidad Central de Bayamón

La Violencia Doméstica es un problema social que día a día vemos en diferentes regiones de Puerto Rico. Se produce a través de todas las líneas de raza, género, cultura, nacionalidad, orientación sexual, clase social y edad. Cualquiera puede ser víctima de violencia doméstica. Sin embargo, la Oficina de Estadísticas Judiciales reporta que 85 por ciento de las víctimas de parejas íntimas son mujeres, entre las edades entre 16-24 son las que están a más alto riesgo de ser afectadas por violencia por parte de su pareja íntima. Todas las formas de violencia a largo plazo tiene costos económicos y sociales ya sea actualmente y futuras. La violencia tanto para las mujeres como para los niños rebasa los límites de la injusticia. Se puede observar como consecuencias, en la pérdida del autoestima, el interés por las cosas, la inseguridad para tomar decisiones hasta incluso perder la vida. Esto atraviesa barreras religiosas y la educación entre otras cosas.

(Foto/Archivo)

(Foto/Archivo)

Al mencionar: ¿qué significa violencia doméstica? Según la definición de La Oficina de la Procuradora de las Mujeres (2013) indica que “Violencia Doméstica puede ser definida como el abuso físico, sexual o emocional que ocurre en una casa o por un miembro familiar a otro”.

¿Cuáles son los indicadores de la violencia doméstica? Estos indicadores pueden observarse en diferentes áreas como:

1) Abuso físico: donde la víctima es empujada, golpeada o estrangulado.

2) Abuso sexual: forzando actos sexuales no deseados, violación e incesto

3) Abuso emocional: amenazas, insultos y actos forzados de humillación

4) Aislamiento: amenazas, insultos y actos forzados de humillación

5) Intimidación: golpeando las paredes, destruyendo cosas y dañando las mascotas

¿Qué hacer en caso de Violencia Doméstica?

Todas las agresiones físicas y psicológicas son conductas las cuales son castigadas por la ley (como delitos o faltas), y por tanto, han a ser denunciadas. La denuncia podrá presentarla la víctima o cualquier otra persona que conozca los hechos y solicitar una orden de protección.

La denuncia debe ser lo más clara y completa posible, con indicación de: los hechos que se denuncian, fechas, lugar, posibles testigos, y cuantos datos de interés existan, para que puedan servir de pruebas en el Juicio.

Si hay lesiones físicas, lo más corriente es acudir lo antes posible (previamente a poner la denuncia, incluso) a un Centro Médico (Centro de Salud o más próximo al domicilio o al Servicio de Urgencias del Hospital más próximo).

Es importante pedir el Certificado Médico del reconocimiento para el procedimiento policial posterior. En todo caso la víctima será examinada por el Médico Forense del Juzgado. Si la víctima teme por su integridad/seguridad y/o la de los hijos/as, puede abandonar el domicilio conyugal e iniciar en el plazo de 30 días los trámites de separación (medidas, demanda de separación/divorcio, etc.)

La policía tiene la obligación de ofrecerle ayuda a la mujer: llevarla a recibir servicios médicos; acompañarla a la casa para recoger sus pertenencias; si decide irse, orientarla sobre alternativas de albergue para mujeres maltratadas; transportarla a los mismos y darle información sobre los remedios legales disponibles.

Conviene que la víctima acuda a un/a Abogado/a para el asesoramiento público integral, de no tener uno de confianza.

Por último, si usted o algún conocido se encuentran en una situación violenta, la Coordinadora Paz para la Mujer recomienda lo siguiente:

1. Prepara una maleta con pertenencias de primera necesidad que incluya ropa, artículos de aseo personal, medicinas y juguetes para niños y niñas y guárdala en la casa de una persona cercana de confianza.

2. Coloca en una caja o un sobre documentos importantes como la tarjeta de seguro social, pasaporte, licencia de conducir, tarjeta del plan médico, dinero en efectivo, chequera o tarjeta de crédito, entre otros.

3. Ten a la mano números telefónicos importantes que incluyan, pero no necesariamente se limiten a la Policía, albergues de mujeres maltratadas, médicos que consultas.

4. Llama a la Policía y dile que estás en una situación de violencia doméstica. Anota el número de placas y nombre de todos los agentes y personas que investiguen el caso; anota el número de querella y pide una copia del documento.

Estos números de teléfono te pueden ayudar a ti o a alguien que conoces, para pedir ayuda u orientación sobre Violencia Doméstica.

1. 911 comunicarte con la Lina Paz

2. Casa Protegida Julia de Burgos:
San Juan: (787) 723-3500 y (787) 722-7222
Ponce: (787) 284-4303
Aguadilla: (787) 891-2031
Río Grande: (787) 887-5555

3. Procuradora de las mujeres
(787) 722-2977
(787) 697-2977
TTY (787) 925-7676
TTY (787) 938-2977

4. Centro de Ayuda a Víctimas de Violación
San Juan (787) 765-2412
Caguas (787) 745-0808
Arecibo (787) 817-3054
Mayagüez (787) 832-5053 Ext.121
Ponce (787) 844-0101 Ext. 307

5. Línea de Maltrato
1-800-981-8323

6. Hogar Ruth
Vega Baja (787)883-1805 o (787)883-1814

7. Hogar Nueva Mujer
Caguas (787) 548-0709
Guayama (787) 548-0710

Scroll To Top