Pugna en UPR Carolina: Continúan bloqueados los portones

18 May
(Foto/José R. Hernández Pérez)

Héctor J. Álvarez Colón
hector.alvarez@presenciapr.com

CAROLINA – Aunque existe un ambiente de sana convivencia y cero confrontaciones, estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Carolina viven días intensos, luego de asamblea celebrada en esa institución el pasado 24 de abril.

En la foto, los movimientos estudiantiles a favor y en contra del acceso a la UPR de Carolina. (Foto/Suministrada)

El rector de la universidad, Moisés Orengo, extendió el receso académico hasta nuevo aviso.”

En esa asamblea, 292 estudiantes votaron en contra de seguir con la huelga indefinida, por lo que se pretendía abrir los portones y comenzar con las clases. Sin embargo, integrantes del Movimiento Estudiantil de la UPR en Carolina, determinaron que “la asamblea fue ilegítima” por lo que continuaron (hasta el cierre de esta edición) bloqueando la entrada de la universidad.

“Seguimos aquí en pie de lucha; no mucho ha cambiado repecto a nuestra postura de cómo se llevó esa asamblea. La razón por la cual decidimos no acatar esa asamblea, es porque entendemos que fue una atropellante e ilegal. Se hizo de una manera bien mal. Realizamos una carta de impugnación donde se citaron los artículos que fueron violentados, aun así, el Consejo General de Estudiantes (CGE) de la UPR Carolina decidió no impugnar la asamblea y que la responsabilidad recaía sobre ellos”, sostuvo en exclusiva para este medio, Gabriela Rivera, portavoz del Movimiento Estudiantil UPR de Carolina.

No obstante, Carola Rodríguez, presidenta del CGE de la UPR de Carolina, manifestó que la impugnación no es válida, ya que “todo se hizo de acuerdo al reglamento”.

“La carta fue recibida luego del tiempo estipulado que se necesita para poder impugnar una asamblea, ya que el Reglamento Interno del CGE, estipula que: “Podrán someterse impugnaciones al proceso, desde el momento de aprobación de las mociones en asamblea hasta la certificación de los resultados en esta”. El consejo certificó las decisiones tomadas en asamblea, en la madrugada del jueves, 27 de abril, dos días después de la reunión”, informó el CGE mediante comunicado de prensa.

Ante esta situación, el grupo Movimiento Estudiantil Pro Acceso de la UPR en Carolina, llevó a cabo una manifestación el martes, 16 de mayo, en la entrada del campus carolinense. Estos exigen que se acate la decisión tomada por los estudiantes que acudieron a la asamblea.

“Queremos que los portones se abran y que se respete la decisión que se tomó en la asamblea general. Se puede luchar desde adentro, tomando las clases. No se puede solo tomar la opinión de un grupo de estudiantes que es mínimo. Todos los días ellos están ahí adentro (de la universidad) y ni salen a los portones, hoy (martes,16 de mayo) están aquí afuera porque supieron que nosotros veníamos a manifestarnos. Algunos de los que están en huelga ya se han graduado de la universidad. Estamos a favor de que abran los portones y estamos a favor de la lucha completamente, lo que no estamos a favor es de que estén los portones cerrados”, indicaron varios estudiantes del grupo, que en su mayoría están en primer y segundo año.

Por su parte, el rector de la universidad, Moisés Orengo, extendió el receso académico hasta nuevo aviso, con el fin de evitar confrontaciones.

Asimismo, se creó un Comité de Dialogo Multisectorial que está compuesto por representantes de cuatro grupos estudiantiles: Movimiento Estudiantil UPR Carolina, Movimiento Estudiantil Pro Acceso UPRCA, Iniciativa Alternativa y el Consejo General de Estudiantes de Carolina. Además de la Hermandad de Empleados No Docentes (HEEND), la Asociación de Supervisores y Gerenciales, la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU) Capítulo de Carolina, y personal administrativo como la decana de Asuntos Estudiantiles y un ayudante especial. Este comité se reúne los martes y jueves para auscultar ideas y alternativas para atender la situación de la huelga indefinida en el campus.

Ya son tres los recintos UPR que decidieron acabar la huelga: Carolina y Utuado (que no los dejan entrar) y Arecibo, que decidió abrir sus portones.