Radican querellas contra Héctor O’Neill por corrupción

13 Nov

Redacción Presencia
redaccion@presenciapr.com

GUAYNABO –  En el Departamento de Justicia, la Oficina de Ética Gubernamental y el Contralor de Puerto Rico se han radicado sendas querellas contra el alcalde del Municipio de Guaynabo, Héctor O’Neill, por el uso de propiedad y fondos públicos para fines político partidistas. Las querellas se refieren concretamente a la inauguración del comité político del alcalde el pasado viernes, informó el presidente del Partido Popular Democrático (PPD) en Guaynabo, Ricardo ‘Richie’ Vicéns Salgado.

Héctor O'Neill junto a varios líderes del PNP. (Foto/Suministrada)
Héctor O’Neill junto a varios líderes del PNP. (Foto/Suministrada)

“En el día de ayer radicamos estas querellas luego de realizar una investigación originada por ciudadanos que denunciaron el uso de contenedores de basura propiedad del Municipio de Guaynabo en los predios privados del comié político de Héctor O’Neill. En el solar donde ubica dicho comité, no hay comercios o residencias cercanas, de manera que es obvio que dichos contenedores se ubicaron específicamente para recogerle la basura al comité político de O ‘Neill con equipo y personal del Municipio”, explicó Vicéns, al presentar a la prensa los documentos y fotos que evidencian su denuncia.

“Lo que no pasa en las comunidades pobres como Vietnam y Los Filtros, pasa en el Comié de Héctor O’Neill: contenedores de basura exclusivo para su uso. Para algunos este tema podrá parecer una minucia, pero esto es un ejemplo de lo que pasa en Guaynabo, pareciera que no hay separación entre el gobierno municipal y el partido político y eso es ilegal”, aseguró el líder popular. “Si dejamos impune tan reprochables acciones, descontinuamos el desarrollo y la promoción de la cultura ética que debe prevalever en la administración pública”.

Vicéns Salgado presentó además las declaraciones de la jefa de Fiscalía federal en Puerto Rico, Rosa Emilia Rodríguez, sobre el problema de la corrupción pública. “La fiscal destacó, precisamente esta semana, que en la Isla hay un problema de tolerancia hacia la corrupción que se puede evidenciar en las mismas salas de los tribunales al litigarse casos de alto perfil. Ella mencionó además que existe una distorsión del rol del servidor público y que si los funcionarios públicos entendiera que el ser servidor público es un privilegio y un honor, no existiría tanta corrupción. Palabras con luz”.