Home » Editorial » Reflexión: La espera que desespera 

Reflexión: La espera que desespera 

(Foto/Suministrada)Reflexión

Pastor Premier González

Para nacer esperamos nueve meses; la creación fue en siete días; para terminar un currículo escolar esperamos años, y para ver lo que Dios habló, no queremos esperar. La fe es la certeza de lo que esperamos y la convicción de lo que no se ve. Hoy tus manos están vacías y todo parece caer a tu alrededor, sin embargo, es lo contrario a lo que Dios dijo que haría. La inquietud de no ver lo que quiero ver, la incertidumbre de no saber cuándo todo pasará, y el insoportable sonido de tomar todo y hacer lo que creo correcto.

A todos nos ha pasado. Hemos sido visitados por el desespero. Es en ese momento donde no sabemos qué hacer y Dios nos acuerda a través de su palabra que Jesús murió por nosotros y esperó treinta años para ejercer tres años de ministerio. Cuando rezó y dijo Señor si es posible pasa de mí esta copa, aun diciendo esas palabras, continuó en el plan dado por Dios. Él perseveró hasta el final haciéndose lo más vil para demostrarnos que su amor era mayor que cualquier momento de desespero.

Hoy tu panorama puede ser incierto, perfecto para un desastre, pero es en esos escenarios que Dios siempre traerá los mejores “de aquí en adelante”. Tu capacidad de resistir mostrará cuánto dependes de Dios y ahí entenderás que en tu espera también está tu bendición.

Resiste un poco más, solo un poquito más. 

Scroll To Top