Home » Escápate » Santo Domingo: Capital de la cultura

Santo Domingo: Capital de la cultura

Elizabeth Blanc
eliblanc787@gmail.com

Cuando Cristóbal Colón, el primer turista en visitar la hoy República Dominicana, pisó esa tierra hace más de 500 años, se maravilló ante su belleza. Cuentan que en su misiva a los Reyes de España la llamó “la tierra más bella que ojos humanos hayan visto jamás”.

(Foto/suministrada)

A Santo Domingo de Guzmán, le han acentuado las formas y colores remozando sus calles y entornos. Con sobre un millón de habitantes, combina la sofisticación del mundo moderno y la pasión de América Latina. Esta palpitante metrópolis te seducirá con una excelente gastronomía, vibrante vida nocturna y sus lugares emblemáticos. Es la primera ciudad europea del hemisferio occidental y preserva una importante parte de su patrimonio cultural entre los muros de la llamada Ciudad Colonial que bordea el Río Ozama. Reconociendo a Santo Domingo como cuna de la civilización europea en América, la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1990. Se ufana de tener la primera catedral del Nuevo Mundo, su primer monasterio, primer hospital, primera universidad y primer tribunal.

Más allá de su preservado pasado colonial, la vida cultural y artística de Santo Domingo se expresa en sus teatros, salas de conciertos y galerías de arte. Los palacios se han convertido en hoteles ‘boutiques’ y museos fascinantes. Las calles adoquinadas y las fachadas antiguas de la Ciudad Colonial están hoy convertidas en pintorescos cafés, bares y restaurantes. Camine por su calle más antigua: calle de Las Damas, llamada así en honor a las damas del corte del virreinato. En las noches, en la plaza que bordea el Alcázar de Diego Colón y el Museo de las Casas Reales se forma la rumba a los acordes de un perico ripia ‘o: conjunto típico que te pondrá a bailar el merengue y la bachata hasta la madrugada.

La vida artística y cultural de Santo Domingo consigue su máxima expresión en la Plaza de la Cultura, amplio y verde oasis en el corazón de la ciudad que agrupa cuatro Museos: el Museo del Hombre Dominicano, el Museo de Arte Moderno, el Museo de Historia, la Biblioteca Nacional, así como también el teatro nacional.

El Monumento Faro a Colón ubica en el lado oriental del Río Ozama. En la avenida España encuentras el Acuario Nacional y el Parque de los Tres Ojos. Del lado occidental del Río Ozama, se encuentra el zoológico donde los animales conviven en su hábitat y su jardín botánico que despliega su flora con un magistral jardín japonés.

Sus artesanías y piedras preciosas como el Ámbar y el Larimar son los mejores recuerdos. Las muñecas sin rostros, sus aromáticos tabacos, el suave ron dominicano y el embriagante café, todos a muy buen precio.

Scroll To Top