Home » Noticias » Según UTIER, Gobierno intenta destruir la economía del País

Según UTIER, Gobierno intenta destruir la economía del País

(Foto/Suministrada)

SAN JUAN – La Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) denunció que los intentos del gobierno de eliminar la Ley 80 de 1976, desalentará aún más a los trabajadores que enfrentan la realidad de menos derechos laborales. También calificaron la aprobación de los proyectos de ley para la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) como la venta del motor económico más importante con que cuenta Puerto Rico y una movida contraria a los mejores intereses del país. 

“Por semanas se ha discutido públicamente las nefastas repercusiones de la eliminación de la Ley 80 de 1976, la cual, al igual que la eliminación de otros derechos laborales, solo logran que la gente acuda a la emigración como única forma de escape, dejando al país desprovisto de una mano de obra necesaria para echar hacia adelante la debilitada economía que vivimos.

“Igual sucede con la privatización de la AEE, que intentan despojar al país de la más importante corporación pública, medular para el futuro económico de la Isla. Además, poner la AEE en manos privadas, despoja al pueblo de un servicio público que en otras islas de la jurisdicción estadounidense tiene un costo más alto que en Puerto Rico. De eso se aprovecharán los privatizadores. Por eso el proyecto de ley aprobado para privatizar la AEE no pide al privatizador un servicio eléctrico a menor costo que el actual. Por el contrario, al costo actual se le añadirá la ganancia del privatizador. Ahí está su negocio, mientras el país pierde un bien público. Ver cómo la Legislatura, el Gobernador y la Junta de Control Fiscal se confabulan para arrebatarle derechos a los trabajadores y bienes al pueblo, deja al descubierto que ellos representan el bienestar de intereses privados y el de ellos mismos, pero no los del pueblo”, indicó el vicepresidente de la UTIER, Freddyson Martínez Estévez.

Martínez Estévez detalló que “en otras islas de jurisdicción americana el costo de la energía eléctrica es más alto. Ese es el caso del estado estadounidense de Hawái (empresa privada) en donde el costo de energía eléctrica es de 32.5 el KVH (marzo de 2018). Además, con la privatización de la AEE estaríamos cediendo el control de cerca del 60% de los abastos de agua del país, los cuales en la actualidad prácticamente se le regalan a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, lo que implicaría posibles aumentos también en la tarifa del agua. Eso, sin contar el valor incalculable que también tiene PrepaNet, perteneciente a la AEE, la cual cuenta con capacidad de llevar Internet, cable tv y telefonía a cada hogar a precios mucho más bajos.”

El vicepresidente de la UTIER enfatizó además, en “la importancia de defender nuestra legislación laboral porque no podemos volver a la época donde los trabajadores estábamos a merced de patronos abusadores sin ninguna protección laboral. Dejar a nuestros hijos e hijas un país con cada vez menos derechos laborales rindiendo el capital social en favor del económico, es claudicar a nuestra responsabilidad para con ellos y ellas en la responsabilidad de un mayor bienestar laboral para su futuro. Es obligación nuestra, los actuales trabajadores, proteger los derechos que lograron generaciones anteriores y de los que nosotros disfrutamos gracias a sus sacrificios. Sería una mezquindad ver que le quiten a los demás lo que disfrutamos sin hacer nada para evitarlo”.

Recalcó la importancia de que “el pueblo no se deje engañar con cuentos de camino de los políticos de turno, que en esta ocasión nos quieren convencer con mentiras de que continuar reduciendo derechos laborales y privatizando servicios públicos estaremos mejor, cuando los hechos evidencian todo lo contrario. Mientras menos derechos, más explotación. Mientras más privatización de servicios públicos, más caro e ineficiente el servicio y los ejemplos sobran. Y a eso le sumamos la pérdida de trabajadores preparados y adiestrados en la industria que se marchan del país ante la degradación de esos derechos. En cualquiera de esos casos quien pierde es el pueblo”, insistió.

Finalmente, el dirigente sindical volvió a recalcar la unidad de propósitos del gobierno y la Junta para degradar protecciones laborales, aunque pretenden hacer ver lo contrario, pero que están decididos a enfrentar estas políticas nefastas.

“El gobierno cedió a las pretensiones de la Junta y van tomados de la mano por más. Nos toca a la clase trabajadora tomarnos de la mano en unidad y solidaridad para responder a la altura del momento y que tengan la certeza de que así lo vamos a hacer. Si creían que aquí se acababa esto, sepan que estamos solo comenzando”, advirtió Martínez Estévez.

Scroll To Top