Home » La Palabra del Día » Sí, Yo Puedo

Sí, Yo Puedo

(Foto/Archivo)

Drs. Carlos y Vidalina Echevarría
Psicólogos, Pastores y Consejeros Cristianos

En esta nuestra primera edición del año 2018 les deseamos a todos  muchas  bendiciones.

Pero para  tener un buen año lleno de bendiciones tienes que confiar que si tu puedes.  No puedes dejarte  llevar del pasado sea cual sea, no vas a lograr nada si no tienes confianza en ti

Es hora de comenzar de nuevo olvidando lo que queda atrás y declarando que el 2018 va a ser nuestro mejor año, no importa el reto que traiga consigo tienes que tener una actitud de confianza.  Ya sea reconstruir tu casa, conseguir un nuevo trabajo o cualquiera haya sido tu situación en el pasado, confía que si, que vas a poder porque no estás solo.

Había un hombre llamado Pablo que nos enseñó lo que era tener confianza. El tenía un secreto y es que era un estudioso de la palabra de Dios.  Era Judío y a la misma vez ciudadano Romano.  Es decir que tenía lo mejor de los dos mundos de entonces, pero descubrió, que no fue hasta que se vio en Cristo que descubrió su propia identidad.  Descubrir a Cristo te hace vivir una vida diferente porque tu identidad viene de él.  Fuiste creado por Él, y para Él. 

Pablo perseguía a los cristianos y Dios lo detuvo, y por tres días estuvo ciego hasta que sus ojos espirituales fueron abiertos. Con su transformación el vio quién verdaderamente era,  un asesino, celoso y un religioso fanático.   Su pasado lo había identificado negativamente  hasta que Dios lo cambió.  En ese  cambio, él conoció el amor de Cristo no importando su condición (Efesios 3:17-18, 30-31).  El apóstol Pablo aprendió a amar a un más alto nivel y a perdonarse y perdonar porque se sumergió en el perfecto amor de Cristo que  lo perdonó y no lo juzgo.

Tal vez tú has conocido ese perfecto amor, y te apartaste, pero Dios nunca se aparta, siempre esta esperándote con sus brazos abiertos y  lleno de amor a que tú  decidas cambiar. Pablo experimento el poder transformador  de Dios (Hechos 13).  El no se lamentaba ni quejaba por el contrario cantaba y predicaba  de Dios.  El sabía que todo lo podía en Cristo que era su Fortaleza (Filipenses 4:13). Comienza este año descubriendo quién es Dios y quién eres tú.  Invierte en lo que es real y te aseguro que no te vas  a intimidar por lo que pase a tu alrededor.

Vive este  año con la confianza y seguridad de que el 2018 va a ser tu mejor año.

¡Dios te bendiga rica y abundantemente!          

Scroll To Top