Home » A tu salud » Sin tabúes: El erotismo y su manifestación

Sin tabúes: El erotismo y su manifestación

Por: Dra. Alicia Fernández, Sexóloga / Para Presencia
Clínica de Sexualidad Humana
(787) 647-9705

Erotismo es una palabra formada a partir del griego “eros”,  designado al amor apasionado unido al deseo sexual.  Tal sentimiento fue personificado en una deidad llamada Eros.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

Eros alude al amor romántico.  Denota todo lo relacionado con la sexualidad y no simplemente con el acto sexual físico sino también todas sus proyecciones de modo que pueda observarse en combinación con la libido.

El comportamiento sexual en los humanos es una forma natural de intimidad física.  Puede ejercerse con el propósito de la reproducción biológica, trascendencia espiritual, para expresar afecto o por placer y gratificación (placer sexual). Por tal razón se establece en una de las funciones de la sexualidad la función erótica.

La sexualidad es una de las necesidades básicas y un derecho inalienable del ser  humano.

El comportamiento sexual lo desarrollan los seres humanos para buscar compañía sexual, recibir placer, obtener aprobación de posibles parejas, formar relaciones, mostrar deseo sexual, placer y satisfacción sexual en los encuentros sexuales y en el coito.

La complejidad de los comportamientos sexuales de los seres humanos es producto de muchos factores: culturales, biológicos, religiosos, psicológicos y legales que conforman el desarrollo de la inteligencia sexual de cada ser humano.

En el comportamiento sexual entra: la atracción sexual, la admiración y atracción al sexo que la otra persona tiene sobre su pareja, relación de noviazgos, matrimonial o de convivencia (apareamiento); relaciones interpersonales sexuales esporádicas, el juego sexual, adulterio, satisfacción sexual individual, sexualidad e instintos (el motor base del comportamiento sexual).

Entre el repertorio ortológico (prácticas sexuales involucradas en el erotismo) se encuentra la masturbación individual o de pareja, la estimulación de áreas erógenas con el propósito de obtener placer sexual pudiendo llegar o no al orgasmo; el coito o unión sexual entre dos individuos, el sexo oral: cunnilingus (hacia órganos genitales femeninos) y felatio (hacia el órgano genital masculino); irrumación  (una variación de la felación, donde la persona que recibe el acto se queda quieta mientras que la otra se mueve); el sexo anal, ya sea con juguetes sexuales, y el sexo tántrico (una forma de sexo budista e hindú que considera el sexo como una forma de expansión y exploración de la espiritualidad).

Actividad sexual no coital

Este acto consiste en llevar a cabo todo tipo de practica sexual excepto la penetración pene-vagina y puede incluir o no orgasmo y eyaculación.  El sexo no se limita a la penetración ni a ciertas posiciones únicas, y se da por muchas razones, entre ellas: religiosas, mantener la virginidad, abstinencia, evitar embarazos, impedimentos físicos o evitar alguna condición de salud genital.

El tipo de sexo elegido es el que nos gratifica. Existen cursos para el adulto en vías de entender, comprender y ejecutar para alcanzar una ejecución sexual que sea saludable, responsable y satisfactoria. De tener interés o alguna situación de índole sexual individual o en pareja puede es recomendable buscar ayuda profesional.

La autora es sexóloga y perito forense en abuso sexual.

Scroll To Top