Home » Mascotas » Sobrevive los primeros días con tu perro adoptado

Sobrevive los primeros días con tu perro adoptado

(Foto/Archivo)

La adopción de un perro genera mucho entusiasmo y con ello panoramas idealistas que fácilmente se pueden venir abajo si no tomamos las medidas necesarias durante los primeros días. Y es que no debes olvidar que no se trata de un juguete sino de un ser vivo con sus propios gustos y también decisiones.

A continuación te presentamos algunos consejos que te ayudarán a sobrevivir a los primeros días de un perro adoptado en tu hogar:

Ten paciencia. No olvides que tu hogar, tú y tu familia son completamente extraños al hábitat al que estaba acostumbrado el perrito. Además, al tratarse de un perro adoptado, lo más seguro es que haya pasado por maltrato y abandono. Así que tomate las primeras travesuras con calma aunque sin dejarlas pasar por alto, pronto se convertirán en divertidas anécdotas.

Paseos cortos y siempre con correa. Si tu nueva mascota salió de un refugio, lo más seguro es que no esté acostumbrado a los paseos. Así que para darle tiempo para adaptarse, las salidas en los primeros días de un perro adoptado deben ser cortas, en lugares tranquilos que le permitan hacer sus necesidades, sin exponerlo al contacto con muchos otros canes o personas que lo sobreexciten. La correa es indispensable para que vayas conociendo su comportamiento y puedas controlarlo, más adelante y de forma natural podrás ir soltándolo.

Trato firme, pero con cariño. Este punto es muy importante porque para los perros, la familia y tú son una extensión de la manda y como sabes, en las mandas siempre hay un líder. Si no eres firme con el animalito, entonces entenderá que le estás dejando a él el rol de jefe de la manada.

Dale su tiempo y espacio. Como con los bebés, los perros recién llegados son un motivo de felicidad y seguro te sentirás con enormes ganas de presumirlo a todos tus amigos. Pero invitar a todos tus conocidos a casa para verlo en los primeros días, no será una buena idea. Dale una cama confortable y no alteres bruscamente la alimentación que llevaba. Bríndale atención y cuidados; no te desanimes si de inicio no eres correspondido, pronto desarrollará entre ustedes ese lazo de fraternidad que caracteriza a estos animales.

Establece una rutina. Esta la puedes planear incluso antes de llevar al perro a tu casa para poder aplicarla en cuanto llegue. Tener una rutina establecida en función de tus actividades le dará seguridad y certidumbre de lo que irá pasando los días subsecuentes a su adopción. Reparte sus tomas de alimento y juegos a lo largo del día para que no genere ansiedad, y si además lo haces acompañado de juegos, te ganarás su confianza muy pronto.

Ahora que has leído estos consejos seguro tendrás una mejor experiencia en los primeros días de adoptar a tu perro y recuerda una vez en tu casa, ya son parte de tu familia.

Fuente: mascotasadictos.com

Scroll To Top