Home » Editorial » Una batalla contra el Trastorno Bipolar

Una batalla contra el Trastorno Bipolar

Por: Moraima Oyola Pizarro
moraimaoyola@yahoo.com

En mi escrito de esta semana, deseo presentarles la historia de una joven entre 25 a 30 años de edad que padece de Trastorno Bipolar I. A lo largo de los años ha tenido que enfrentar una lucha con el peor de los enemigos conocido como “pensamiento negativo”, sin embargo ha comprendido que aunque la hoja caiga, el árbol siempre permanece de pie.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

Es una joven exitosa en el área laboral pero aún tiene una maleta cargada de sueños y metas reconociendo que el anochecer jamás podrá vencer al amanecer.

Desde sus 9 años le ha declarado la guerra al suicidio pues a tan corta edad, esa idea casi se convierte en un hecho. ¡Ha intentado quitarse la vida tantas veces que desde los 15 años comenzó a ser ingresada en hospitales psiquiátricos, sobrepasando las 40 ocasiones!

Cada día es una lucha y cada lucha una prueba. Su situación empeora cuando piensa en las marcas de su cruel pasado, ya que proviene de un hogar disfuncional donde tuvo que presenciar el maltrato de su padre hacia su madre.

El hecho de levantarse cada mañana la hace vencedora, pues en ocasiones su tristeza y depresión son tan grandes que pasa todo el día en cama.

Se encuentra en constante lucha por su felicidad disminuyendo cada día la fuerza de la tristeza para aumentar la acción. Solo desea ser libre de la prisión emocional y tener libertad mental eliminando de su vida para siempre todas las recaídas.

Se dice que el trastorno bipolar afecta a cerca de 30 millones de personas alrededor del mundo y está entre las 20 causas principales de discapacidad.

Te invito a evaluar estos consejos:

  1. Tus emociones no pueden gobernar tus acciones.
    Debido a las situaciones que vivimos somos acechados constantemente por las emociones y por lo general vemos las cosas como nos sentimos. Pensamos que no hay salida y nos sumergimos en arena movediza perdiendo de vista que tenemos la capacidad de ser tierra firme. Las emociones no pueden dominarte; tú dominas las emociones. ACTÚA A TU FAVOR.
  2. El suicidio no es una opción.
    Muchas personas recurren al suicidio como alternativa para terminar con la depresión sin evaluar el dolor que este causará en los que nos aman. Hemos llegado al mundo con un propósito y no debemos marcharnos sin cumplirlo. Somos parte de la creación divina y a pesar de nosotros mismos existe alguien que jamás nos abandona. Si el pensamiento de muerte toca tu puerta y te invita a salir dile: “No puedo ya tengo compromiso con la vida.” NO ABANDONES LA LUCHA.
  3. Rompamos el pacto con el silencio.
    La depresión es un asesino de sueños, matrimonios, relaciones, crecimiento y mucho más. Guardamos silencio ante lo que atravesamos porque nos da vergüenza hablarlo o porque pensamos que nadie nos entiende. Ante la tristeza debemos buscar ayuda reconociendo que existen profesionales con herramientas necesarias para apoyarnos. La voz del dolor se calla ante tu voz. BUSCA AYUDA.
  4. Atiende las señales de aviso.
    Los eventos de frustración, fracaso o desilusión nos convierten en terreno fértil para que nazca la ansiedad y la preocupación. Cuando menos lo imaginamos llegan los sentimientos de imposibilidad y si le damos paso entran a nuestra mente provocando pensamientos en contra de nuestras creencias y hasta logran sin ningún tipo de compasión, postrarnos en una cama. Antes de la depresión siempre hay un aviso, solo debes aprender a identificarlo para así poder enfrentarlo. Recuerda que la mentalidad debe ser más grande que la habilidad. VENCE.
  5. Recupera tu valor
    Cuando se sufre trastorno bipolar las personas entran en un sube y baja emocional llevándolas a herir y afectar en momentos de crisis a los que aman, aún sin querer hacerlo. Esto provoca que vivan con un sentido de culpa muy grande sintiéndose impotentes, malos, sin valor, sin autoestima, solos y hasta despreciados. Los pensamientos negativos a todos nos llegan pero no podemos permitir que hagan nido en nuestra mente. TÚ VALES.

No permitas que la depresión sea un problema, sé tú un problema para la depresión. ESTE ES TU TIEMPO. VAMOS POR MÁS…

Scroll To Top