Home » Gobierno y política » Urgen se provean medidas para restringir acceso a Cayo Santiago

Urgen se provean medidas para restringir acceso a Cayo Santiago

(Foto/Suministrada)

SAN JUAN – La colonia de 1,500 monos Rhesus que habitan en Cayo Santiago, la cual es la más pura y antigua en el mundo, urge por medidas de seguridad que evite el acceso de personas y embarcaciones no autorizadas al Cayo, dijo hoy la directora del Centro de Investigación de Primates del Caribe, Melween Martínez, durante una audiencia pública de la Comisión de Educación, que preside Abel Nazario y evalúa una pieza legislativa que atajaría este problema.

Se pone en riesgo prestigio y otorgación de fondos ante acceso de personas no autorizadas”.

El Centro de Investigación de Primates del Caribe recibe subvención significativa de los Centros Nacionales de Salud (por sus siglas en inglés NIH), provee empleo directo a 80 empleados y tiene una cantidad anual de más de $4.5 millones en costos directos, con $1.9 millones de costos indirectos para la UPR. Además, es inspeccionado y acreditado, para efectos de fondos federales, por el Departamento de Agricultura Federal (USDA), la Oficina del Bienestar de los Animales de Laboratorio (OLAW-NIH) y la Asociación para la Acreditación y Evaluación del Cuido de Animales de Laboratorio (AAALAC). 

“Se podría afectar la acreditación y la otorgación de fondos. Ya la USDA ha hecho un señalamiento de medidas de seguridad adicional”, detalló.

La USDA fue testigo cuando operadores de jet ski se paseaban cerca de la orilla, lo que hizo que la agencia estableciera un señalamiento a su acreditación hasta tanto no se solucionara el problema. A estos efectos, aunque el Centro ha establecido rótulos estos no han sido disuasivos para la conducta de estas personas que actúan en contra del bienestar de sus propias vidas y del patrimonio científico que este lugar representa para el desarrollo científico del País. “Esto es intolerable y no puede permitirse”, dijo Martínez luego de presentar unos videos donde una lancha que llevaba turistas, golpeaba un mono para hacerlo bajar de la embarcación. Esto por la cercanía al Cayo. Asimismo, se observó otro video donde un hombre dentro del Cayo junto su hijo menor de edad le dice a este que le de comida, de lo cual se observa, el niño arroja papas fritas a los monos.  

El riesgo a la salud del público que entre en contacto con los monos también podría ser letal ya que este tipo de monos posee de forma endémica el virus Herpes B. Asimismo, la colonia podría ser afectada por virus como la tuberculosis, el cual es mortal para los monos y los transmiten los humanos. Como ya pasó en el 2010, la seguridad de esta colonia se vio en peligro ante el contagio de micro organismos transmitidos por el hombre que provocó la muerte de 60 animales. El prestigio de la colonia es su pureza donde nunca se han introducidos nuevos componentes, sino que las 6 familias matriarcales que allí coexisten han sido de generación en generación desde el 1935 cuando llegaron de la India estos primates. 

De igual forma, amplió que solucionar el problema de seguridad atraería más fondos al tiempo que más investigadores se interesen en visitar el Cayo “aumenta nuestra credibilidad si ellos sienten que el lugar está más controlado y que nada afecte sus observaciones”. Actualmente estos incidentes dañan las investigaciones diarias. 

El Proyecto del Senado 723, de la autoría de Abel Nazario, establecería la “Ley para la Promoción Educativa y Científica de la Colonia de Monos de Cayo Santiago”, y vendría a salvaguardar el mismo con estrictas medidas de seguridad y sanciones.  Estableciendo un perímetro de 200 metros desde la línea de la costa que sería designada como Área de protección de Monos de Cayo Santiago. De igual forma prohibiría que las embarcaciones y vehículos de navegación sean operados, transiten, paseen, anclen o de otra manera discurran por el Área de Protección de Monos. 

De aprobarse la medida, quedaría prohibido que personas no autorizadas ofrezcan o provean alimentos, provoquen, capturen o intenten capturar, tomen posesión, persigan, maten, destruyan, ahuyenten, intencionalmente los toquen o que introduzcan dentro del Área de Protección cualquier alimento, que pudiera ser consumida por un animal.  Además, de que cualquier persona bote descargue o disponga de cualquier tipo de desperdicio dentro del Área, incluyendo la eliminación o disposición de heces fecales humanas. La violación a estas disposiciones, entre otras, podría incurrir en delito menos grave y la convicta podría llevar una multa de $1,000 por cada infracción o con cárcel por un término máximo de 6 meses.

“Sería la primera vez en 80 años que nos acercamos a este foro legislativo y queremos que pase a la historia como que esta Asamblea Legislativa fue el autor de nuestra protección con este proyecto”, dijo la doctora, quien comparecido en representación del rector interino del Recinto de Ciencias Médicas (RCM), doctor Segundo Rodríguez Quilichini. 

La pieza establecería la Ley con el propósito de fortalecer el valor educativo de la colonia de monos establecida en esta isla como legado científico y educacional y establecer medidas para la seguridad de humanos que entren en contacto con estos monos, estableciendo requisitos y prohibiciones a actividades que se lleven a cabo en los alrededores de la isla, para otros fines relacionados y añadir un nuevo inciso 5 al Artículo 10 de la Ley Núm. 430 de 2000, según enmendada, para disponer que ciertas herramientas de fiscalización de tal ley se puedan utilizar para hacer cumplir esta nueva ley. 

Todo esto confirma que el Centro de Investigación de Primates constituye un recurso importante para el desarrollo científico y educativo. Esto, al posicionarse como un ente de competitividad científica a nivel mundial. El Centro es considerado como “A Jewel in the National Institute of Health (NIH) ’s Crown of Primate Research Resources” por universidades prestigiosas como Yale University, new York University, University of Pennsylvania, University of Exeter-UK, University of Buffalo, Leipzig-Alemania y Michigan. 

Ante esto, la vicepresidenta de la Comisión de Educación, Migdalia Padilla  y el presidente de Comisión Salud Ambiental, Recursos Naturales y Ambientales, Carlos Rodriguez Mateo presentes en la audiencia hicieron saber su deseo de visitar el Centro y detallaron su apoyo para que esta medida se implemente. 

Esta colonia de monos pertenece a la Unidad de Medicina Comparada del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

La historia del mismo se remonta al 1938 cuando el doctor C.R. Carpenter, trajo a Puerto Rico a una colonia de alrededor de 400 monos procedentes de la India. A la fecha se han producido más de 600 artículos, libros y documentales a base de investigaciones efectuadas en el Centro, la mayoría enfocadas en Cayo Santiago.

Educación garantiza su servicio para los confinados

Aunque el Departamento de Educación (DE) provee servicios a las Instituciones Juveniles de Corrección, hoy el representante del DE licenciado Daniel Russe indicó que con el aval de una medida el DE podría garantizaría los servicios de educación y educación vocacional a los confinados adultos. 

Las expresiones fueron vertidas en una vista pública que dilucida el Proyecto del Senado 722,  de la autoría del senador Abel Nazario, crearía la “Ley Habilitadora para el Desarrollo de la Educación Correccional de Puerto Rico”, a fin de reconocer la educación correccional como una corriente dentro del sistema educativo de Puerto Rico; atender con eficiencia las necesidades educativas de nuestros confinados en aras de lograr su más efectiva rehabilitación y facilitar su reintegración a la sociedad; establecer la Comisión de Educación Correccional, como ente regulador y fiscalizador de la política pública de la educación correccional en Puerto Rico, definir sus deberes y funciones; y asignar fondos de forma recurrente para la cabal implementación de esta Ley.

Asimismo, adelantó que no afectaría lo que es la solicitud de fondos federales, para estos fines.  

Scroll To Top