Home » Escápate » Visita obligada con la naturaleza

Visita obligada con la naturaleza

Elizabeth Blanc
eliblanc787@gmail.com

Si usted, amigo lector, es amante de la naturaleza sepa que nuestra vecina República Dominicana cuenta con importantes tesoros ecoturísticos, esparcidos en todo su territorio nacional y 14 de sus parques han sido declarados como áreas protegidas.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

Prepare la maleta, lleve ropa y calzado cómodo, la cámara y dispóngase a descubrir porque República Dominicana lo tiene todo.

Prepare la maleta, lleve ropa y calzado cómodo, la cámara y dispóngase a descubrir porque República Dominicana lo tiene todo.

Y nos fuimos…

Pico Duarte: a los pies del cielo

Este mágico lugar tiene una característica peculiar es el más alto de las Antillas. Se encuentra en la Cordillera Central con una altura de 3,175 metros sobre el nivel del mar y temperaturas que fluctúan entre los cero y los cinco grados. Posee una flora y fauna exuberante y espectaculares paisajes que se aprecian al adentrarse en el corazón de la montaña, donde se sentirá cerquita del cielo.

Bahía de las Águilas:  belleza pura

Está considerada entre las mejores playas del mundo y es todo un litoral paradisiaco donde la naturaleza descansa virgen y en completa calma. Situada dentro del Parque Nacional Jaragua en la provincia de Pedernales con siete kilómetros de aguas transparentes y playas como el azúcar, poseyendo una barrera de corales que le impide tener un oleaje fuerte. Cavernas, acantilados, aves y palmeras complementan el hermoso entorno.

Parque Nacional los Haitises: patrimonio universal

Al suroeste de la Bahía de Samaná, vigilado por las provincias Monte Plata, Hato Mayor y Samaná se encuentra este tesoro natural con una particular formación geológica que integra un conjunto de colinas que llegan hasta los 40 metros de altura y donde se guarda la mejor muestra del manglar caribeño en colores rojo y blanco.

Su extensión es de 208 kilómetros y posee cantidad de ríos subterráneos, un sistema de cuevas y cavernas con pictografías de gran valor y es el hábitat de distintas especies nativas y migratorias en peligro de extinción.

Charcos de Damajagua: cascadas con encanto

Este majestuoso monumento nacional que debe su nombre al Rio Damajagua, nace en la Cordillera Septentrional. De ahí brotan 27 saltos o caídas de aguas que forman piscinas cristalinas en medio del bosque.

La visita comienza en el pueblo de Imbert a 10 kilómetros del centro de Puerto Plata y es una zona para disfrutar relajantes chapuzones, explorar frías cuevas y caminar entre las enormes rocas que alberga este interesante recodo.

Hoyo de Pelempito: el gran cañón dominicano

Por su riqueza ecológica y su gran potencial turístico este lugar ha sido designado como una de las maravillas del Caribe, siendo la mayor depresión ecológica de la isla con 700 metros por debajo del nivel del mar. Ubicado en el Parque Nacional Sierra de Bahoruco posee un sistema geográfico único y un agradable microclima propicio para la rica y variada flora y fauna en su estado natural.

 

 

 

Scroll To Top