Dispuesta a cobrar los $189 millones perdidos

02/20/2014

Por: Redacción Presencia
redaccion@presenciapr.com

SAN JUAN- El presidente de la Unión Independiente Auténtica (UIA) de empleados de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Pedro Irene Maymí, aseguró hoy que las declaraciones del ingeniero Lázaro de que hay $189 millones que no pueden cobrarse, es una admisión del fracaso de los contratos otorgados para hacer esos trabajos.

(Foto/Archivo)
(Foto/Archivo)

“Lo publicado en uno de los periódicos del País indicando que hay $189 millones en deudas de clientes que no van a poder ser cobradas, representa para nosotros una admisión de parte de la Autoridad que se han botado millones de dólares en contratos a distintas compañías para que hagan estos trabajos y no cumplieron”, aseguró el líder de la unión en un comunicado de prensa.

Sin embargo, dijo que el sindicato que dirige está disponible para elaborar un plan junto a la AAA, en el que se pueda recuperar gran parte de ese dinero.

“Con el pasado aumento de tarifas la Autoridad ha ido recuperando su estabilidad económica. Nosotros no podemos permitir que por situaciones que podemos resolver juntos, caigamos de nuevo en una crítica situación. Por lo tanto, nosotros estamos disponibles para reunirnos con el ingeniero Lázaro con carácter de urgencia, para elaborar un plan y presentar propuestas de cómo recuperar la mayoría de ese dinero”, señaló Irene Maymí.

El líder obrero dejó claro que “hay que enmendar la Ley 69 de 2009 a los efectos de establecer pagos mínimos mayores a los que hoy están establecidos en los planes de pagos para poder recuperar más rápido el dinero adeudado. A pesar que en los residenciales públicos existe tarifa fija, la Autoridad ha propuesto reclutar personas de los propios residenciales públicos para leer sus contadores, nosotros entendemos que está ley debe cambiarse, ya que la misma le pone trabas a la hora de cobrar”.

Como parte del plan para recuperar dinero el líder de la UIA entiende que incluso se tendría que crear una ley que prohíba estacionar vehículos o colocar cualquier objeto que obstruya la lectura de dicho contador.