Lcda. Mayra López Mulero: Asume defensa de familia víctima de racismo en Canóvanas

18 Jun

Redacción Presencia
redaccion@presenciapr.com

CANÓVANAS – Insultos, radios con volumen alto todo el día y muñecos pintados de negro con frases como: ‘fo, fo, fo apestan’ son algunas de las agresiones que vive a diario el matrimonio de Chanely Cortés y Luis Ramírez desde que se mudaron a una residencia en Haciendas de Canóvanas, en octubre del pasado año (2019).

“Nos mudamos a esta casa en el mes de octubre, y -desde diciembre- nuestra vecina comenzó a insultarnos, diciéndole negro apestoso a mi esposo. Luego prendió una bocina en su balcón dirigida hacia nuestra propiedad con la trasmisión diaria de una emisora de radio a un alto volumen, 24 horas los 7 días de la semana”, explicó Cortés.

A una semana de la familia hacer pública la información, todavía la vecina continúa colocando los muñecos en el balcón de su residencia. Incluso, imágenes y vídeos muestran que -al parecer- la señora contrató seguridad privada con personas que portan armas largas en su casa.

Chanelly y Luis, por su parte, contrataron los servicios de la abogada Mayra López Mulero para que los represente, ya que radicaron una querella de cese y desista contra la vecina.

“Efectivamente fui contratada por el matrimonio constitudio por Chanelly y Luis, para representar los intereses de ellos ante una situación que se ha salido de proporción desde mi punto de vista, que les está causando serios daños y angustias mentales a la familia incluyendo a tres menores que son los hijos de ella”, declaró López Mulero, en entrevista con Univisión.

La vecina, identificada por varios internautas como una señora de 84 años, dibujó un adulto negro tomando de la mano a un niño, también negro, con mensajes racistas y los colocó en varias partes de su residencia direccionados hacia la casa de sus únicos vecinos (Chanelly y Luis). También, dibujó en su cisterna de agua los mismos muñecos con el mensaje repetitivo y evidentemente racista. Una de las hijas del matrimonio se está viendo afectada por la situación de racismo de parte de la vecina.

Anteriormente, Chanelly y Luis ya habían hecho querellas a la policía sobre esta situación, sin embargo, no han recibido ayuda, debido a que los muñecos no tienen ningún nombre. No obstante, amparados en la Ley 140, sobre el alto volumen de su radio, tramitaron una querella de cese y desista.

“Tengo que evaluar cuál ha sido el tracto procesal, antes de poder asumir una posición categórica, pero ahora las cosas cambian y yo me encargo de que esto no se quede en nada. Me llama la atención que la policía no haya intervenido. Me llama la atención que las personas que forman parte de ese núcleo familiar de la señora -que está incurriendo en esta conducta- no hayan llamado la prudencia. Ya de antemano sé que es una persona mayor y anticipo que hay algún problema de índole psiquiátrico”, manifestó la licenciada Mulero.

Según información que llegó a nuestra redacción, no es la primera vez que la señora de más de 80 años incurre en este tipo de acciones. Aparentemente, tuvo roces con otras personas que han vivido en el hogar que ahora ocupan Chanelly y Luis. Varios intentos se han hecho para conseguir una reacción por parte de la vecina y de su hijo, quien aseguran es un dentista de la zona, pero no han querido dar una declaración.

La vista, que era para el 17 de junio, fue pospuesta hasta el 17 de agosto, puesto que la Junta de Calidad Ambiental no ha podido visitar la casa para evaluar los decibeles de los radios que la vecina tiene a un volumen excesivo.

“Este asunto no debe pasar desapercibido por nadie y si hay un control de acceso que te limita esa comunidad es un problema que le ataña a todos los puertorriqueños y personas que viven allí. Yo creo que la señora que está incurriendo en esta conducta necesita ayuda urgente y pienso, también, que todos los componentes de esa comunidad deben ser parte de la solución del problema y no deben mirar para el otro lado y fomentar la injusticia, discrimen, la apatía o la indiferencia, porque hoy son esta pareja, pero mañana pueden ser sus hijos”, puntualizó López Mulero.