Home » Entretenimiento » Celebran primer Festival del Caldo Santo en Loíza

Celebran primer Festival del Caldo Santo en Loíza

 

LOÍZA – El Caldo Santo, sopa a base de leche de coco, pescado y viandas, es uno de los platos distintivos de la gastronomía loiceña.

Y el domingo 25 de marzo, Domingo de Ramos, se le dedicará un festival en el Parque Histórico Cueva María de la Cruz, en el que se podrá degustar y competir en un concurso de confección con premios en metálico.
“Invitamos a las familias de Loíza y de otros pueblos a que nos acompañen ese día familiar y conozcan otro rasgo de nuestra cultura, en este caso el gastronómico”, dijo la alcaldesa Julia M. Nazario Fuentes, quien preside además la junta de directores del Parque Histórico, su primera empresa municipal.

Las inscripciones son a $25 y un jurado de expertos, encabezado por el chef Mike Pereira y la experimentada cocinera Carmen Sánchez, entre otros expertos, evaluarán los platos confeccionados en el festival.

Para reservaciones e información adicional, los interesados deben comunicarse con la administración del Parque Histórico Cueva María de la Cruz al (787) 996-5765 y (787) 527-7404.

La historia del Caldo Santo

Tradicionalmente, las familias lo preparan durante la Semana Santa, que inicia el Domingo de Ramos.

En su libro “El Burén de Lula: Cocina Artesanal”, María Dolores de Jesús de Jesús, mejor conocida como Lula, del sector Jobos, en Medianía Baja, detalla que la receta del Caldo Santo consiste de leche de coco, pescado adobado y frito, en pedazos y sin espinas, y trozos pequeños de calabaza, batata, yautía, guineos verdes, plátanos verdes sin cáscara, sofrito, sal a gusto y semillas de achiote, en sustitución de salsa de tomate.

En el pasado Loíza, al ser un pueblo costero, su actividad económica provino de la pesca y la agricultura de tubérculos o tallos subterráneos, como lo son la batata, yuca, yautía, ñame, malanga y apio, entre otros.

Los mariscos y la batata nunca faltaron en la mesa loiceña, encabezando el pescado el menú promedio.

El Caldo Santo es una delicia al paladar que es legado de las familias de Loíza. De puente a puente, el Caldo Santo ha sido parte de la cocina doméstica en Parcelas Vieques, Suárez, Tocones, Colobó, Vacia Talega y otras comunidades de Piñones.

El procedimiento de María Dolores de Jesús, según se desprende de su libro “El Burén de Lula: Cocina Artesanal”, publicado en 2011 por Terranova Editores, Inc., como parte del Programa de Publicaciones y Grabaciones del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), sugiere:

Hervir leche de coco en un caldero

Impartir color a la leche con las semillas de achiote

Agregar el sofrito

Añadir el pescado

Agregar las viandas, excepto la calabaza

Mezclar y añadir sal a su gusto

Cocer a fuego lento hasta que se ablanden las viandas

Añadir la calabaza y cocinar hasta que se ablande
Esta receta Lula la aprendió de su madre Marcia, quien según documenta en su libro “aportaba a la economía familiar vendiendo sus delicias culinarias”.

Doña Lula pertenece a la tercera generación de una familia de artesanas del burén y continúa activa en el sector Jobos de Medianía Baja.

Para efectos del concurso de preparación del Caldo Santo, usted podría combinar las viandas de su predilección, pero se recomienda que utilice como referencia la receta de Lula, según aparece detallada en su libro.

La batata blanca es recomendable para, combinada con la leche de coco, lograr el sabor dulzón, la textura cremosa y el color amarillento claro, con el achiote como colorante, que identifican al Caldo Santo.

En el primer Festival del Caldo Santo, a celebrarse el 25 de marzo, Domingo de Ramos, grandes, jóvenes y chicos podrán degustar este plato de la gastronomía loiceña y participar de un concurso de confección con un premio de $500 para el primer lugar, según lo determine un jurado de expertos en gastronomía loiceña.

Cada participante llevará su estufa de gas y los ingredientes para confeccionar su Caldo Santo, de principio a fin, mondando los tubérculos y friendo el pescado.

La inscripción es a $25 y finalizado el concurso podrán vender sus platos a los asistentes al Parque Histórico Cueva María de la Cruz en Loíza, Capital de la Tradición.

Scroll To Top