Efectos de las mascarillas en la piel

07 Jun

Jayleen Rodriguez
Jayleen.rodriguez@presenciapr.com

Las personas que tienen un historial de condiciones de la piel son más propensas a desarrollar dermatitis o alergias en la cara por el uso constante de las mascarillas.

Las mascarillas quirúrgicas, N95 y las de tela con algún filtro, tienen como labor principal cubrir el área de la nariz y la boca, para evitar que alguna partícula del COVID-19 tenga acceso a las vías respiratorias, pero, al mismo tiempo, crea un ambiente aislado donde la temperatura suele ser bastante caliente debido a la acumulación de la propia respiración y la falta de aire externo y esto puede ocasionar lesiones en la dermis como lo es la dermatitis atópica o alguna reacción alérgica en el área.

Según expertos, los problemas derivados directamente por el uso de mascarillas solo se han visto comúnmente en personas que tenían una patología previa de condiciones en la piel o que experimenten alguna reacción alérgica al material de las mascarillas.

Se conoce que uso constante de mascarilla puede ocasionar la aparición de dermatitis en el área de la cara, pero este tipo de paciente debe tomar las medidas de prevención y tratamiento que le recomiende su medico especialista, entiéndase el uso de cremas recetadas para su caso.

Una de las recomendaciones para la población general que no padece de afecciones en la piel, pero está experimentando molestia o cambios en la piel, es que si vas a utilizar la mascarilla por periodos prolongados trates de cambiarla de posición, tomando las medidas de higiene necesarias para evitar lo que es conocido medicamente como la contaminación cruzada, que es el acto de tener contacto con una superficie no estéril y tocar objetos, la cara, tu ropa y continuar contaminando todo lo que tocas.

En el caso de los viruses, estos necesitan un huésped vivo para sobrevivir, por eso son transportados y transmitidos por humanos y animales. Las personas pueden contraer un virus de alimentos, agua o superficies contaminadas. A diferencia de las bacterias y los parásitos, los virus no pueden destruirse cocinando los alimentos a temperaturas internas mínimas. La mejor manera de prevenir un virus es practicar una buena higiene personal y exigir que el personal se quede en casa cuando esté enfermo.

Por esta razón es recomendable que, si estás experimentando alguna reacción en el área de tu cara, acudas a un médico para que él mismo te realice una recomendación de rutina diaria, ya que el uso de mascarillas es obligatorio en muchos lugares y probablemente tengas que continuar utilizándolas.