Home » Noticias » La odisea de viajar a la Isla Grande

La odisea de viajar a la Isla Grande

Jaime Torres Torres
Especial para Presencia

VIEQUES – A primera vista es un asunto de derechos humanos en el que a veces los enfermos de Vieques y Culebra se juegan la vida.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

Aunque el gobernador Alejandro García Padilla firmó el proyecto que les garantizará prioridad a la hora de adquirir los boletos de ida y vuelta a Fajardo, la medida no resuelve del todo los problemas de los habitantes de las islas municipios, cuyas vidas peligran en situaciones de emergencias médicas fuera del horario de servicio de las lanchas que opera la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM).

Estas historias te podrían interesar:

Si bien al amanecer del pasado domingo el líder viequense Ismael Guadalupe y otras personas celebraron que García Padilla, casi al filo de la medianoche del sábado, no vetó el Proyecto del Senado 1636, los habitantes de la Isla Nena, en particular, objetan las continuas demoras en el horario de salidas de las lanchas, su deterioro mecánico, la presunta desaparición de los marineros y la indisponibilidad del servicio de transportación en caso de sucesos fortuitos.

“Hay ancianos que se levantan a las 4 a.m. para poder adquirir boletos y llegar a sus citas médicas. Es una odisea salir de aquí y regresar. Uno tiene hora de salida, pero no tiene hora de regreso. Hay muchas personas mayores. Estudiantes que viajan todos los días ida y vuelta. Los exámenes finales coinciden con feriados y cuando no es que la lancha se daña es que no consiguen boletos. En situaciones de emergencia se tiene que acudir al dueño de Vieques Air Link, que tiene que asignar a sus pilotos a que lleve a la gente y ahora, según supe, lo desautorizan, aparte del mucho dinero que el gobierno le adeuda”, denunció la líder viequense Arian Alejandra Cruz Pérez.

La transportación en el ferry o las embarcaciones de carga también es una pesadilla para los residentes de las islas municipios que gestionan viajar con sus autos a realizar diligencias en la Isla Grande.

“Los otros días sufrí cuando viajé a hacer las compras escolares. Nunca conseguí espacio para acomodar mi guagua. Y después que pasé todo ese lío, encontré unas personas hablando de que un boletero les consiguió boletos para sus tres carros. Les tuve que decir que yo iba a hacer compras y que no podía creer que ellos adquirieran boletos para viajar jueves y regresar domingo”, reveló Cruz Pérez.

La ley 86 de 1997, con su nuevo artículo sobre el turno preferente, prohíbe, además, que los boletos se adquieran con antelación para ser revendidos.

Este periodista conoce de casos en que algunos empleados del terminal de lanchas, incluso personal de seguridad, revenden a precios elevados los boletos en temporada de mucha circulación turística.

En declaraciones escritas, el director ejecutivo de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM), licenciado José A. Ruiz García, reaccionó a los planteamientos de las fuentes de este artículo indicando que “desde que iniciamos nuestra gestión en la ATM establecimos planes de trabajo destinados a mejorar el cumplimiento del horario, hacer disponibles más embarcaciones para ofrecer los servicios, entre otros. Al día de hoy, los viajes entre los terminales de Fajardo y las islas municipio de Vieques y Culebra, se ofrecen conforme al itinerario establecido. Además, de ser necesario, se ofrecen viajes especiales para satisfacer la demanda de pasajeros”.

Mientras, al parecer, en lo sucesivo el alcalde de Fajardo Aníbal Meléndez Rivera, según dijo a este medio, no tendrá que ofrecer catres y alimentos a los viequenses y culebrenses que queden varados en el muelle, porque la aprobación de la ley debe mitigar sus problemas de transportación en horario regular.

El proyecto de ley firmado por el gobernador, suscrito por los legisladores María de Lourdes Santiago Negrón (PIP), Larry Seilhamer Rodríguez (PNP) y Rossana López León (PPD) con el insumo de Ismael Guadalupe y otros viequenses, regula que los residentes adquieran hasta un máximo de cinco boletos y que al usarlos presenten su identificación.

Según la ley rubricada por el Ejecutivo, en la venta de boletos para viajar a Vieques y Culebra se les dará prioridad, sobre los turistas o visitantes locales y extranjeros, a los estudiantes, trabajadores, ancianos y pacientes residentes en las islas-municipios.

“Muchos turistas pagan por ‘kayakear’ una cantidad altísima y por montarse en la lancha lo hacen en el mismo espacio que ocupamos nosotros, y nos limitan porque imponen un tope al servicio de lanchas a Vieques y Culebra. En teoría se comentaba que la prioridad era el residente de Vieques y Culebra, pero en la práctica no”, señaló Ismael Guadalupe a este medio previo a la firma del gobernador.

“No me puedo mover como ustedes se mueven. La ATM controla el movimiento de nosotros. No nos podemos mover como el que va de Fajardo a Ceiba o a Luquillo. No tenemos libre movimiento desde la perspectiva de que en ATM hay un funcionario que controla nuestro libre movimiento al decidir cuándo envía combustible para las lanchas o cuando decide pasar o no a la gente”, agregó.

El director de ATM, por su parte, indicó que analizan la ley firmada por el gobernador “para determinar su implementación”.

“Reafirmamos nuestro llamado a los ciudadanos que los únicos puntos de venta autorizados para la venta de boletos para los viajes entre las Islas Municipio y Fajardo es en los terminales de Fajardo, Vieques y Culebra. Además, aquellas personas que puedan tener dudas sobre el precio sepan que los boletos tienen impreso el costo de los mismos”.

“Exhortamos a los ciudadanos que observen o sean testigos de irregularidades en el servicio o en el trato a que radiquen querellas a través del servicio del Gobierno de la Línea 311, al correo electrónico querellas@atm.pr.gov, o a través de aquellas otras agencias correspondientes”, sostuvo en sus declaraciones a Presencia.

Se espera que, tras la firma del gobernador, la odisea termine.

Scroll To Top