Home » Editorial » La verdad no es noticia y la noticia no es verdad

La verdad no es noticia y la noticia no es verdad

Por: Javier Donate y Cindy Stalker / Para Presencia
www.javierdonate.com

Creo que la verdad no es noticia y la noticia NO es verdad. Me refiero a que cuando uno accede a la información de la prensa en cualquiera de sus formas ve unas cosas que nos parece no representan la realidad en su macro.

Javier y Cindy (Foto/Suministrada)

Javier y Cindy (Foto/Suministrada)

Por ejemplo, si los noticieros visitaran un viernes en la noche las miles de iglesias en Puerto Rico que cada una reúne decenas de jóvenes para adorar a Dios (son literalmente cientos de miles) y lo reseñan en los medios, nos daremos cuenta que los tiradores de drogas y los criminales no representan en absoluto a la mayoría de la juventud de nuestro país. Pero claro, el amarillismo prefiere intoxicar la mente de la gente con la información negativa.

Cada mes lanzamos de dos a cuatro comunicados con información positiva de lo que está pasando en escuelas públicas, colegios, universidades, iglesias y residenciales que visitamos y se pueden contar con los dedos de una mano y sobran los medios que han reseñado algo de esto.

Conocemos decenas de organizaciones y personas que se levantan cada mañana para trabajar con mucho amor en favor de gente con necesidades. Sabemos de artistas de mucho talento que utilizan su arte para llevar mensajes de bendición a la gente en lugares donde otros no entran porque cantar allí no tiene exposición mediática y no es glamoroso.

Puedo mencionar extraordinarias obras de solidaridad y ayuda social que son dignas de que todo el mundo sepa de ellas, pero no hay espacio para ellos en los medios de comunicación masiva.

Aquí la noticia o el tema de los “talk shows” radiales es que la artista fulana de tal se agrandó los senos o se redujo las nalgas, o mejor aún un político corrupto, un pastor en adulterio o un sacerdote pederasta.

Si estás haciendo algo bueno por el país es muy difícil que te reseñen a menos que pagues una pauta de cientos o miles de dólares o le pagues a un relacionista público para que te empuje en los medios. O sea, que el éxito no se sustenta en las virtudes de tu proyecto sino en la inversión económica que puedas hacer.

La buena noticia es que aunque el trabajo que hacemos muchas personas y organizaciones pueda ser “silencioso”, anónimo y que parece pasar desapercibido por las masas, está teniendo un efecto contundente en miles de personas. Personalmente lo hemos visto confirmado en los cientos de testimonios, emails, mensajes por Facebook que hemos recibido. Eso es lo que importa.

Nos gustaría que se publicara cada día en los medios un contenido más nutritivo pero el que otros no hagan su parte no significa que no hagamos la nuestra.

Scroll To Top