Home » Editorial » Palabra del Día: ¡Seamos humildes y obedientes!

Palabra del Día: ¡Seamos humildes y obedientes!

Por: Pastor Edwin J. Nazario

María, mujer ejemplar
Lucas 1:26-38

Hablemos de María, la madre de Jesús. María fue una mujer humilde y obediente. Estas cualidades no fueron pasadas por alto por Dios. Pero a la misma vez, era una mujer de fe, confiada en su Dios, amorosa, servicial, luchadora, alegre, agradecida, y tantas cualidades que sus acciones denotan.

María tenía unas características que la hicieron ser distinguida por Dios. En el tiempo que esto ocurre, estaban por concluir los 400 años de silencio en los cuales no había profeta en el pueblo Israel. Por lo tanto, nadie presentó en oración a María para interceder por ella para la tarea. Veamos algunas de las características de esta joven mujer:

1. Humildad: Virtud (poder o potestad para obrar) que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades, y en obrar de acuerdo con ese conocimiento. Ella menciona esta cualidad en el Magnificat o Cántico de agradecimiento: Lucas 1:48 “porque se ha dignado en fijarse en su humilde sierva”.

2. Servicio: Sierva: esclava; alguien que trabaja exclusivamente para un amo; persona que sirve a Dios y guarda sus preceptos. Además del verso anterior, en Lucas 1:38 ella dice al ángel Gabriel: Aquí tienes a la sierva del Señor, contestó María”. El ángel no tuvo que recordarle o explicarle por qué la escogieron. Ella estaba consciente que era una sierva del Señor. Por eso su actitud de acceder al pedido, presentando una sola interrogante: “Soy virgen” Lucas 1:34. Su virginidad era parte de su servicio a Dios.

3. Sumisión: Lo que Dios quería era algo nunca escuchado: Lucas 1:30-33. Una vez su interrogante fue contestada, Lucas 1:35-37, aunque no entendiera el proceso, su contestación no se hizo esperar: “Que él haga conmigo como me has dicho”.

4. Fe: En el “Magnificat” o Cántico de María, Lucas 1:46-55, ella, una vez encinta, glorifica a Dios por lo que ha de pasar.

Scroll To Top