Home » Editorial » Reflexión: Hombre, sé justo e integro y harás a tus hijos dichosos

Reflexión: Hombre, sé justo e integro y harás a tus hijos dichosos

(Foto/Suministrada)

Dres. Carlos & Vidalina Echevarría
Psicólogos, pastores y consejeros cristianos

Observando el video titulado “Nadie” que nos envió  una amiga, reflexionamos sobre el rumbo que lleva nuestra sociedad de hoy. Nadie, habla sobre lo que está mal, y especialmente muestra la realidad de muchos niños que carecen de la instrucción de sus padres.

En muchos hogares hoy son los juegos interactivos, el teléfono celular y la televisión los maestros de los niños y en su gran mayoría son juegos y programas agresivos y faltos de valores morales. Los hijos necesitan ser guiados e instruidos por sus padres; esto es vital para crecer saludables tanto mental como física y espiritualmente. Tenemos el ejemplo de Dios como Padre que nos da instrucciones a través de Su Palabra para guiarnos porque nos ama. El padre que ama enseña y disciplina con amor a sus hijos.

Muchas veces decimos que no sabemos cómo hacerlo y bromeamos diciendo que nuestros hijos no trajeron un librito de instrucciones al nacer. Pero Salomón, considerado el hombre más sabio en la Biblia, nos da muchos consejos para el diario vivir y la crianza de los hijos. Los proverbios son dichos profundos para que podamos razonar con cordura, ser entendidos, sabios, inteligentes para enseñar y ser sagaces. El principio de la sabiduría es el temor de Jehová y los que la rechazan son considerados necios e insensatos. (Proverbios 1:1-7). Dios como padre está siempre con nosotros y nos guía en cada etapa de la vida. Sin la presencia de Dios en nuestro caminar diario estriamos perdidos, nuestro ejemplo debe ser Dios. Dios es amor, es nuestro protector, es proveedor, guiador, está atento a nuestro clamor,  es nuestra confianza y también nos corrige porque nos ama y somos sus hijos (Prov. 3:11-12).

A los hijos les ordena a recibir el consejo del padre para que no sea necio así como al padre a reprenderlos si los ama. El que detiene el castigo a su hijo aborrece, más el que lo ama desde temprano lo corrige (Prov.13:24). Es importante recordar que la disciplina debe ser dada con amor y sin provocarlos a ira especialmente cuando son adolescentes. La blanda respuesta quita la ira más la palabra áspera hace subir el furor (Prov.15:1).

Hombre, padre o hijo, quieres ser un hombre de verdad, escucha este consejo de Proverbios 20:5 que dice: Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; más el hombre entendido lo
alcanzará. Muchos hombre, proclaman cada uno su propia bondad, pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará? Camina en integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él (Prov. 20:5-6).

Demos hoy gracias a nuestro Padre Dios y alcemos a él nuestra voz en gratitud por todo lo que nos da con tanto amor y digamos todos a una voz, gracias Padre Dios.  Gracias por mis hijos, porque herencia de Jehová son los hijos y cosa de estima el fruto del vientre. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos. Bendiciones en el Día de los Padres.

 ¡Dios te bendiga rica y abundantemente!

Scroll To Top