Home » Entretenimiento » Sal Cuevas revolucionó la salsa con su bajo (VIDEO)

Sal Cuevas revolucionó la salsa con su bajo (VIDEO)

Vicente Toledo Rohena
redaccion@presenciapr.com

Llegó al género salsero y lo revolucionó. Su particular y único estilo creó una nueva forma de tocar la salsa. Porque las influencias que Salvador ‘Sal’ Cuevas trajo al género, lo selló con la etiqueta de innovador y revolucionario. Enriqueció la importancia del instrumento y lo sacó de la zona de ‘confort’ para convertirlo en un ente creativo. Sal fue un excelente bajista que tomó muy en serio sus aportaciones a la música.

De izquierda a derecha, Adalberto Santiago, Larry Harlow y Salvador Cuevas. (Foto/Suministrada)

Introdujo nuevas técnicas a la música que no eran usadas por los bajistas tradicionales. Mezclando la salsa con el funk, el disco y rhythm and blues. Se convirtió en un dominante del bajo eléctrico, contrabajo, baby bass; y la técnica de Salvador ha sido incluida en los métodos para bajo contemporáneo, un oasis de gran influencia para jóvenes músicos de distintas generaciones.

“Cuando vi a Sal por primera vez, venía de trabajar y con Harry Belafonte. Él, trajo una forma nueva de tocar el bajo. Con el funk, creaba cosas increíbles. Ese estilo maravilloso lo introdujo en las grabaciones y conciertos con la Fania; e inclusive en grabaciones con La Sonora Ponceña. Participó en el disco que hicimos con Celia Cruz, ‘La Ceiba y la Siguaraya’  y en un programa de televisión que preparamos en ese tiempo junto a Celia”, narró vía teléfono desde Ponce, el gran pianista puertorriqueño Enrique Arsenio ‘Papo’ Lucca.

(Foto/Suministrada)

“Junto a Belafonte tocó hasta calipso. Se nutrió de grandes bajistas de la época como Jaco Pastorius y otros, que trabajaron en el jazz y rock americano. Vino a crear un modelo nuevo en la salsa. Sin duda, un gran solista y dominaba demasiado bien el contrabajo, el ‘baby bass’, el bajo eléctrico y todo. Era un fuera de serie. Tengo grandes recuerdos de los conciertos que hicimos a través del mundo… Inglaterra, Francia, Japón”, recordó con nostalgia el también arreglista, compositor y director de orquesta.

“Como ser humano, fue tremendo. Fue un buen amigo. Nuestra amistad duró hasta hace apenas casi un año, hasta que murió. Siempre nos llamábamos por teléfono, porque existía mucha comunicación”, dijo Lucca.

(Foto/Suministrada)

Cuevas nació en Manhattan (16 de junio de 1955), vivió en el Bronx y en los 90’ se fue a la Florida, donde murió a los 61 años, el 9 de mayo de 2017. Siempre estuvo orgulloso de raíces boricuas.

A finales de los 70, principios de los 80’, comenzó a desatar esa revolución con el bajo en la salsa, en las producciones discográficas del binomio de Willie Colón y Rubén Blades.  Discos como ‘Siembra’, ‘Canciones del solar de los aburridos’ y ‘Maestra Vida’, presentaron un Sal Cuevas creando una nueva forma de apostar al bajo en el pentagrama. En temas compuestos para estos discos por Blades, como ‘Plástico’, ‘María Lionza’, ‘Dime’, ‘Tiburón’, ‘Manuela’ y ‘La fiesta’, solo por mencionar algunos, Cuevas dejó huelles imborrables con su creatividad.

“Uno de mis discos favoritos de toda la vida es ‘Siembra’ de Willie Colón y Rubén Blades; que naturalmente contó con la participación del único e incomparable, y maestro de maestros, Sal Cuevas en el bajo. Hay un número ‘María Lionza’ con una introducción rítmica exquisita… precisamente, un día lo llamé para preguntarle cómo habían hecho, ellos, ese tema. Me dijo que fue un invento en el estudio de Willie y su conguero Milton Cardona. Le comenté, que yo juraba que eso era un ritmo autóctono venezolano o algo así… y me comentó de una manera jovial, que eso fue un invento de ellos”, dijo el bajista boricua, Oskar Cartaya, en entrevista telefónica desde California.

Otro proyecto en que participó Cuevas que Cartaya atesora enormemente es el disco ‘Rican/struction’, de Ray Barretto. En esta excelente producción del ‘rey de las manos duras’, Sal, hace galas con el bajo, como si fuera prácticamente un instrumento de la sección de metales.

“Cuando me empecé a encaminar como bajista conocí muchos que me sorprendieron y me inyectaron inspiración, pero el mundo se paralizó cuando escuché a Salvador Cuevas. Cuando salió con los discos de Willie y la Fania y comencé a ver lo que hacía, rápido me pregunté, guao, ¿qué está haciendo ese tipo?  La mezcla de lo tradicional latino con el rock, influencias de otros géneros de música… algo fuera de este mundo. Siempre se va a conocer la historia de la música latina del bajo, antes y después de Salvador. Lo que hizo fue crear una nueva era hasta hoy. Antes de él, nadie hizo lo que él estaba haciendo”, terminó diciendo Cartaya.

A los 17 años, Cuevas se fue en una gira junto al conguero cubano, Mongo Santamaría. Participó también en otra exitosa con el cantante Harry Belafonte; y en su resume se suman los nombres del ‘rey del timbal’ Tito Puente, Machito Grillo, Larry Harlow y Johnny Pacheco.

Entre los distintivos de Sal en la salsa, se recuerdan los escandalosos momentos, cuando rompía los bajos eléctricos en los conciertos de Fania. En una ocasión, una persona cercana a Cuevas, me narró que esto comenzó un día que Sal se apareció por las oficinas de Fania a buscar un cheque y Jerry Masucci (empresario de las Estrellas de Fania) lo vio y lo saludó.

Entonces, Jerry le dijo… recuerda que quiero hacer algo contigo. A lo que Cuevas le contestó de manera jocosa: la gente no está ‘ready’ para lo que quiero hacer. Deseo hacer como hace un grupo roquero, que quema los bajos y los rompe. Yo los quiero romper… y Masucci lo tomó en serio y rápido le dijo, vamos a hacerlo. A partir de ese momento, Cuevas recibió la encomienda del productor de Fania, de buscar dónde se podría comprar bajos para romperlos durante las giras. Y éste, fue el inicio de la historia.

Durante la década de los 90’ llegó a Miami, Florida, donde colaboró en diversos proyectos con Emilio y Gloria Stefan. Entre múltiples proyectos y colaboraciones con estos, formó parte importante de la popular producción ‘Alma caribeña’, donde compuso un tema para Gloria, titulado ‘Nuestra felicidad’.

Realizó otras colaboraciones junto al gran Billy Idol, IL Volo, Black Eyed Peas, Mandy Moore, The Manhattans, Lenny Kravitz, Kirsty MacColl, Ricky Martin, Alejandro Sanz, Rita Moreno, Franco de Vita, Ricardo Montaner; y hasta colaboró con reguetoneros de Puerto Rico. El bajista boricua de corazón, aunque nunca vivió en Puerto Rico, se destacó también, en la industria de la producción de anuncios comerciales grabando ‘jingles’. Como dijo el sobrino de Salvador, Miguel Pérez Cuevas, durante el funeral: “la salsa es salsa, pero desde ahora va a tener un sabor desabrido porque la va a faltar sal”.

Algunos de los discos donde participó Sal Cuevas:

Willie Colón & Rubén Blades:

  • Canción del solar de los aburridos
  • Siembra (la gran introducción en ‘Plástico’)
  • Maestra Vida 1 y 2
  • Tras la tormenta

Willie Colón:

  • Fantasma
  • Tiempo pa’ matar

Fania All Stars:

  • Fania All Stars Habana Jam
  • Commitment
  • Latin Connection
  • Social Change
  • Lo que pide la gente

Ray Barretto:

  • Rican/Struction

Sonora Ponceña/Papo Lucca:

  • La ceiba y la siguaraya

Fuente: Paul Javier Shishco

Scroll To Top