Home » A tu salud » Si tiene 65 años o más: Corre mayor riesgo con la influenza

Si tiene 65 años o más: Corre mayor riesgo con la influenza

(Foto/Suministrada)

Se ha demostrado durante muchos años que las personas de 65 años en adelante corren mayores riesgos de presentar complicaciones graves por la influenza en comparación con los adultos jóvenes sanos, porque las defensas del sistema inmunitario de los seres humanos se debilitan con la edad. Si bien las temporadas de influenza pueden variar en su gravedad, en la mayoría de las temporadas, las personas mayores de 65 años son las que soportan la carga más pesada en términos de la gravedad de la influenza. Por ejemplo, en los últimos años, estima entre el 71 y el 85 por ciento de las muertes relacionadas con la influenza estacional se produjeron en personas mayores de 65 años y que entre el 54 y el 70 por ciento de las hospitalizaciones relacionadas con la influenza estacional ocurrieron entre personas del mismo grupo etario. Esto significa que la influenza suele ser bastante grave para las personas mayores de 65 años.

Medidas que debe tomar durante esta temporada de influenza:

Vacúnese contra la influenza

La mejor manera de prevenir la influenza es a través de una vacuna inyectable. Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de seis (6) años reciban la vacuna contra la influenza estacional todos los años, de ser posible antes de fines de octubre. No obstante, mientras los virus de la influenza sigan en circulación, la vacunación debería continuar durante toda la temporada de influenza, incluso en enero o después. Vacunarse contra la influenza es especialmente importante para las personas a partir de los 65 años de edad ya que pertenecen a un grupo en alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza. Las vacunas contra la influenza suelen actualizarse todas las temporadas para estar al día con las mutaciones de los virus en circulación y también porque la inmunidad va mermando a lo largo del año, por lo que es importante vacunarse todos los años para garantizar la mejor protección posible contra la influenza. La vacuna contra la influenza protege contra los virus de la influenza que según las investigaciones serán los más comunes durante la próxima temporada. La vacuna para 2016-2017 está actualizada con respecto a la vacuna de la temporada pasada para adaptarse mejor a los virus que circulan. La inmunidad que produce la vacuna se establece después de unas dos semanas. Las personas mayores de 65 años pueden recibir cualquier vacuna inyectable contra la influenza que esté aprobada para ser utilizada en dicho grupo etario. Esto inlcuye vacunas con base en células, recombinantes e inyectables elaboradas a través de procesos tradicionales con huevo.

Hay dos vacunas diseñadas específicamente para las personas mayores de 65 años:

Las vacunas contra la influenza de dosis alta y con coadyuvante probablemente tengan más de los efectos secundarios leves que pueden producir las vacunas contra la influenza estacional de dosis estándar. Los efectos secundarios leves pueden incluir dolor, enrojecimiento o inflamación en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, dolor muscular y malestar general.

Tenga buenos hábitos de salud incluyendo cubrirse la boca y nariz al toser, lavarse las manos y evitar el contacto con personas que están enfermas.

Busque atención médica rápidamente si presenta síntomas de influenza para determinar si usted necesita una evaluación médica o algún tratamiento con medicamentos antivirales. Los CDC recomiendan que se utilicen medicamentos antivirales cuanto antes para tratar la influenza en personas que están muy enfermas (por ejemplo: las personas que están hospitalizadas) y en personas que contrajeron la influenza y que tienen un mayor riesgo de sufrir graves complicaciones por la influenza, como ser personas mayores de 65 años. El beneficio es mayor si se inicia el tratamiento dentro de los primeros 2 días desde el comienzo de la enfermedad. Hay un listado completo de los factores de alto riesgo disponible en ‘Personas con alto riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza’.

Reciba las vacunas neumocócicas.

-Las personas de 65 años en adelante también deben tener al día la vacuna neumocócica para protegerse de enfermedades producidas por neumococo, como neumonía, meningitis e infecciones en el torrente sanguíneo. Consulte a su médico para saber qué vacunas neumocócicas son recomendables para usted.

-La neumonía neumocócia es un ejemplo de una complicación grave por la influenza que puede causar la muerte. Puede recibir la vacuna neumocócida que le recomiende su proveedor al mismo tiempo que la vacuna contra la influenza.

Los síntomas de la influenza incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolores corporales, dolor de cabeza, escalofríos y fatiga. Algunas personas también pueden tener vómitos y diarrea. Las personas pueden contagiarse con el virus de la influenza y presentar síntomas respiratorios sin fiebre.

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Scroll To Top