Home » A tu salud » Trombosis venosa profunda y sus riesgos

Trombosis venosa profunda y sus riesgos

En resumen:

  • La TVP es un riesgo muy conocido especialmente en pacientes hospitalizados o encamados.
  • Un trombo es similar a un coágulo, diferenciándose solamente en sus componentes.
  • Uno de los aspectos más importantes es saber identificar los síntomas o posibles síntomas y acudir rápidamente a un médico.

José Vázquez Tanus MD
Cardiología integrativa y preventiva

Con mucha frecuencia hemos oído hablar de la trombosis venosa profunda y su consecuencia con alta probabilidad de mortalidad, el trombo embolismo pulmonar. La conocemos de un vecino, un familiar, un amigo, al viajar largas horas en aviones y para los seguidores del deporte, lo sucedido con el famoso jugador de los Miami Heat, Chris Bosh.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

Cómo identificar que la padecemos y evitar sus consecuencias”.

La trombosis venosa profunda (TVP) es un riesgo muy conocido especialmente en pacientes hospitalizados o encamados, aquellos que van a ser sometidos a un procedimiento quirúrgico o que sencillamente están hospitalizados por cualquier condición médica que requiera periodos de tiempo encamados.

Las extremidades inferiores son los sitios más comunes de tener TVP aunque virtualmente cualquier vena está a riesgo. Aquellas TVP que se localizan por encima de las rodillas son las más peligrosas a desarrollar embolia pulmonar y ocurre en 50% de los casos.

¿Qué es una trombosis?

Un trombo es similar a un coágulo, diferenciándose solamente en sus componentes, pero esencialmente produciendo los mismos efectos adversos descritos anteriormente.

¿Por qué desarrollamos esta condición?

Aunque brevemente describimos los factores de riesgo más comunes, existen ciertas predisposiciones que nos ponen aún más a riesgo de desarrollarlas, entre ellas factores genéticos, tendencias a formar coágulos o hipercoagulabilidad, estásis venoso o pobre circulación y movimiento de sangre, largas horas de trabajos de pie sin movilidad, alguna lesión previa en alguna vena, embarazos, cánceres, el fumar, obesidad, marcapasos, catéteres en nuestras venas, enfermedad inflamatoria del colon entre otras.

¿Qué podemos hacer?

Además de vivir una vida saludable y evitar al máximo todo aquello que podemos modificar, uno de los aspectos más importantes es saber identificar los síntomas o posibles síntomas y acudir rápidamente a un médico.

Entre los síntomas más comunes podemos encontrar, dolor e hinchazón de la extremidad y al evaluar la extremidad podemos observar calor o extremidad caliente en comparación a la otra, edema, dolor a la palpación, presencia de venas colaterales dilatadas, dolor en el músculo de la pierna cuando movemos el pie hacia arriba, puede parecerse a la celulitis, una infección de la piel, pero en TVP hay más edema y dolor, por eso es de suma importancia buscar ayuda de inmediato.

Diagnóstico

La diagnosticamos de varias maneras y usualmente haciendo un buen historial médico nos da inmediatamente la sospecha. El examen físico confirmará nuestra sospecha y para establecer el tratamiento que de inmediato es de suma importancia identificar el trombo y su localización, ya que de esta dependerá el pronóstico y agresividad de tratamiento.

La prueba de elección para su diagnóstico son las de imágenes, siendo el venograma la prueba de elección, pero con el advenimiento de la modalidad de ultrasonografía por duplex, su sensitividad y especificidad y además teniendo en consideración lo invasivo del venograma, el duplex es la prueba que usualmente hacemos. Algunas pruebas de laboratorio son también confirmatorias de que estamos ante una trombosis venosa profunda.

¿Cómo la tratamos?

De inmediato procederemos a aliviarle los síntomas al paciente y prevenir la temible embolia pulmonar, es por eso que la anticoagulación se recomienda de inmediato con Heparina de bajo peso molecular y Fondaparinux requiriendo hospitalización.

Las guías más recientes recomiendan comenzar anticoagulación en aquellos pacientes que sean alto riesgo para desarrollar embolismo pulmonar sin una prueba de imágenes.

Los nuevos agentes de anticoagulación

Hasta recientemente era la Warfarina el medicamento de elección para TVP, luego del tratamiento intravenoso, sin embargo los últimos estudios clínicos demuestran mejores y más efectivos tratamientos con menos eventos de sangrado y rápida acción. Estos han revolucionado la forma de tratar la trombosis venosa profunda, entre ellos: Apixaban, Ribaroxaban, Dabigatran, son los más conocidos.

Estos agentes representan un mecanismo de rápida acción y evitan la necesidad de tratamientos intravenosos iniciales además, y como mencionara, siendo estos medicamentos fármacológicamente estables no requieren el constante monitoreo de pruebas de sangre que nos indiquen el nivel de los tiempos de coagulación para evitar sangrados y también retrombosis por pobre anticoagulación. De igual forma no requieren del ajuste en la dieta con alimentos ricos en vitamina K.

Hay que destacar la importancia de la trombo profilaxis en todos los pacientes hospitalizados. Lamentablemente hoy día los estudios demuestran que menos de la mitad de los pacientes hospitalizados se les provee la profilaxis para TVP que se requiere. Esta puede ser proporcionada con los agentes derivados de la Heparina, y recientemente Ribaroxaban que fuera recientemente aprobado en USA para profilaxis después de cirugías de cadera y rodilla, los otros agentes Dabigatran y Apixaban están ya disponibles para profilaxis fuera de USA y en futuro cercano deberán también recibir esta aprobación.

La prevención es lo más importante, tanto a nivel de todos aquellos factores que son modificables como en la rápida detección de los signos y síntomas de una trombosis venosa profunda.

Scroll To Top