Home » Mascotas » Una Mascota singular: Güimo, cobaya o conejillo de India

Una Mascota singular: Güimo, cobaya o conejillo de India

Por: Erika Zoé Alvarado

¿Quieres una mascota fácil de cuidar? El güimo, cobaya o conejillo de India procedente de Sudamérica, se ha adapto perfectamente para convivir con el hombre. Podemos encontrar diversos colores, desde el negro y el marrón hasta el blanco o incluso el tricolor. Su pelo puede variar también pues existen conejillos de Indias de pelo corto, semilargo, con remolinos y también con el pelo largo.

(Foto/Suministrada)

(Foto/Suministrada)

En comparación con otros roedores, como por ejemplo, el hámster, el güimo siempre se alimenta sin problemas durante el día y su longevidad lo convertirá en un compañero entrañable. Otra de las ventajas de cara a otros miembros de la familia de roedores, es que su reproducción es menor, es decir, tienen menos hijos. Su carácter, tranquilo y nada violento, hace de este animal una mascota perfecta para la casa, pues su domesticación es muy sencilla.

¿Dónde vivirá?

Al comprar la “casa” de nuestra mascota, debemos buscar una jaula de dimensiones amplias (como la de los conejos), para que nuestro cobaya pueda moverse a sus anchas sin sentirse presionado por los barrotes. Siempre buscaremos un espacio proporcional al tamaño del roedor para que éste juegue en la jaula, por eso es importante que adquiramos una que cuente con complementos tales como escaleras, ruedas o rampas. El ejercicio es muy importante para que nuestra mascota roedora permanezca con una salud de hierro ejercitando sus músculos diariamente.

En el suelo de esta jaula podemos colocar pajilla, que cambiaremos habitualmente debido a las defecaciones. Dentro de la jaula, también dispondremos una pequeña cama donde nuestro cobaya pueda descansar por la noche.

Una buena alimentación

Gracias a la investigación nutricional, se han desarrollado comidas y dietas especialmente creadas para cualquier tipo de especie animal. Los cobayas, animales herbívoros, no son una excepción, ya que podemos encontrar en tiendas especializadas preparados alimenticios que equiparan los beneficios de una buena nutrición con los de un aspecto y sabor atrayentes. La comida, la colocaremos en un recipiente de acero inoxidable. También, podemos combinar estos productos secos, como semillas, con fruta y verdura que cortaremos en trozos para que a nuestro amigo le sea más fácil de digerir. Estos productos deberán estar siempre frescos, lavados y secados para eliminar cualquier químico.

No podemos privar a nuestro roedor de una chuchería de vez en cuando, como semillitas sin sal de girasol, por ejemplo. Además, el hecho de pelar estas semillas entretiene a nuestro cobaya. Un buen complemento alimenticio es el heno o la alfalfa que el cobaya usará para fabricar su lecho y también para comer. El último detalle y no menos importante es un bebedero con agua que cambiaremos todos los días, eso sí, es mejor que el bebedero esté fuera para que nuestro amigo no lo estropee con sus dientes de roedor. La jaula deberá colocarse en un lugar de nuestra vivienda a resguardo de la luz directa del sol.

Higiene y enfermedades: cuidados básicos

Bañaremos a nuestro conejillo de India una vez cada tres o cuatro meses. Es importante que tengamos cuidado con la temperatura del agua: ni muy fría, ni muy caliente. Podemos hacer uso de un champú neutral para que su pelo luzca brillante tras secarlo, pero CUIDADO que no le entre jabón en los ojos.

A la hora de secarlo, optaremos por una toalla de algodón suave, nunca intentaremos hacerlo con un secador. Es bueno que cuando nuestro cobaya aún no esté totalmente seco, lo coloquemos un rato al sol, pero no demasiado. También, procuraremos cepillarle el pelo para librarlo de polvo. Por último, si observamos secreciones en sus ojos, podremos quitarlas con la ayuda de un bastoncillo empapado en agua tibia.

La familia del güimo aumenta

Si tenemos pensado buscar una pareja a nuestro cobaya para el apareamiento y la reproducción, debemos tener en cuenta una serie de consejos prácticos. La pareja puede convivir pacíficamente y sin problemas dentro del mismo lugar. El celo de la cobaya hembra se produce cada 16 días y el embarazo es más posible durante las 12 primeras horas. El embarazo tiene una duración aproximada de entre 60 y 75 días, tras los cuales los nuevos babies verán la luz.

Los bebés roedores de cobaya tienen dientes y pelo al nacer, incluso tienen la capacidad de oír y ver. Un cobaya es capaz de comer alimentos de carácter sólido desde el día diez de vida, pero es importante que continúe con la lactancia diez días más.

Si no tienes una mascota ve a tu albergue más cercano y adóptala, si deseas tener un pequeño compañero, visita tu tienda de mascota favorita.

Scroll To Top