Home » Editorial » UPR: Cosa de números

UPR: Cosa de números

Por: Aurelio A. García Archilla

Hace unos días nos reunimos fuera del campus un grupo de docentes de la UPR en Río Piedras. Allí estaban profesores de distintos campos académicos y de todas las ideologías. Buscábamos entender la crisis presente y ofrecer alternativas. Con nosotros había estudiantes que pedían solidaridad con la huelga. Como es normal, muchos profesores estaban de acuerdo con los reclamos. Otros se oponían, mayormente por razones de estrategia. La Asociación de profesores (APPU), como la hermandad de no docentes, los apoyaban.

Torre de la UPRRP. (Foto/Suministrada)

Los profesores ponderaban los problemas de los estudiantes, pero ni uno parecía entender la nube negra que se cierne sobre su cabeza. Es cosa de números. Veamos. El presupuesto (fondo general) de UPR es de aproximadamente mil millones. Ese presupuesto es en el 87% nómina y aportaciones patronales. El gobernador propone cortar 450 millones, o sea 45% del total. Dígame usted cómo se corta tanto sin afectar los sueldos. Tomando en cuenta que en los últimos diez años se ha cortado ya toda la grasa habida y por haber, del 13% que no es nómina no se puede sacar ni un chavo más. Eso quiere decir que los estudiantes que piden solidaridad, están pidiendo que los docentes y no-docentes nos cortemos el sueldo en 45%. Le pregunto a cualquier puertorriqueño normal, al que le aumentaron el IVU, el CRIM (ahora por 70%), el income tax (será revisado, pero no para abajo), si puede aguantar una reducción salarial del 45%.  Digamos que te entraban 50 mil, ahora te entrarán 23 mil.  ¿Cómo pagas la hipoteca, el colegio, los carros, la luz, el agua, etcétera?  Imposible.

Ahora juguemos con otros números: 60,000 X 4,000 X 2 = 480 millones. Si cada estudiante de la UPR paga en promedio cuatro mil dólares por semestre, hay para cubrir el recorte. Esos dos semestres que le costarían ocho mil, cuestan en EEUU 70 mil en una privada “first-rate” (la universidad te podría becar porque tienen endowment); en una universidad del gobierno de cualquier estado pueden costar entre 12 mil (estado petrolero) a 36 mil (estado promedio), más o menos. Los 8,000 de UPR estarían cubiertos por la beca Pell en una buena porción (para los más pobres habría que crear algo especial).

La gente que gobierna esta no-república no-bananera, la Junta no-militar, está compuesta por gente de finanzas, que se debe ganar un montón. Por eso los escogieron. No creo que muchos, si alguna vez fueron pobres, lo recuerden. Probablemente han ido a universidades públicas o privadas en EEUU, donde o pagaron bastante, o los becaron de los fondos permanentes (endowments). Ese es el modelo que entienden. Nosotros vivimos el modelo de la universidad pública gratuita, donde el estado paga hasta 100% y la gente consiente en pagarlo de sus tributos, porque cree en el sistema. El problema es que en Puerto Rico ya mucha gente no cree en mantener la universidad. Estarán equivocados y desconocerán lo mucho que aporta la UPR. Pero no creen, y probablemente tampoco les interesa que los convenzan.

O subimos la matrícula, o cortamos los sueldos de los empleados a la mitad. Esta es la realidad. El que crea que podemos con una huelga convencer al gobernador y a la Junta, o al congreso republicano y a don Donald de que nos regale $450 millones, está jugando loto. Esa es la realidad que ni los estudiantes ni los docentes del recinto de Río Piedras quieren entender.

Al terminar la larga sesión erudita y altruista, una profesora con mucho pachó hizo la pregunta clave: y si no me mandan la próxima quincena, ¿cómo le pago las medicinas a mami?

Scroll To Top